Solicitaron mantener la libertad y pusieron un abogado y peritos que estarán presentes cuando los niños declaren.


Las cuatro monjas acusadas de maltrato en el Instituto del Verbo Encarnado en San Rafael se pusieron a disposición de la Justicia. No serán aún imputadas, el fiscal de la causa comparó el caso con el del maltrato en el jardín de infantes porteño “Tribilín”.

El caso se conoció a principio de diciembre, la denuncia dice que 29 niños que residían en hogares de la orden religiosa Verbo Encarnado en San Rafael derivados por DINAF eran sometidos a distintos episodios de violencia. Tras esta situación, desde el organismo gubernamental decidieron retirar los pequeños, trasladarlos a otros hogares y realizar una denuncia penal.

Entre los religiosos apuntados por lo niños hubo cuatro nombres de monjas que repitieron. El pasado viernes las religiosas se pusieron a disposición de la Justicia aunque aún no están imputadas.

Los 29 niños que denunciaron maltrato en Verbo Encarnado ya están distribuidos en otros hogares de San Rafael.

El fiscal Javier Giaroli destacó en declaraciones a Canal 9: “Han comparecido espontáneamente cuatro religiosas acompañadas por un abogado defensor en un instituto que se denomina acta de presentación espontánea del imputado, es decir, no pesa ninguna acusación contra ella por el momento. Estas cuatro religiosas son parte en el proceso como sospechadas y por lo tanto, van a proponer un perito de control”.

Una vez en la Justicia, las monjas solicitaron mantener la libertad, fijaron domicilio y pusieron un abogado y peritos que estarán presentes cuando los niños declaren.

“Personal de la DINAF ha entrevistado a todos los menores y han agregado informes de cada una de las escuchas que han practicado a cada uno de estos chicos y existió una reiteración de nombres, con el nombre religioso de estas hermanas, las cuales han sido identificadas por la Unidad Investigativa y ellas han sentido que pesa una sospecha contra ellas y han comparecido”, completó el fiscal Giaroli.

Carlos Buela, fundador del Verbo Encarnado en San Rafael, fue recluido en España por el Papa Francisco luego de ser acusado de abusar sexualmente de otros sacerdotes.

LAS AUDIENCIAS SERÁN EN FEBRERO

“Serán varias audiencias exhaustivas, aproximadamente 20 en cámara gesell. Declararán médicos del Hospital Schestakow que los examinaron el día que fueron retirados de los hogares, se les ha practicado exámenes por el cuerpo médico forense, también se les practicarán exámenes psicológicos a fin de determinar si tienen alguna secuela psíquica y en caso afirmativo si tiene algún tipo de remisión de secuelas, si tienen que hacer algún tratamiento”, explicó Giaroli.

El fiscal planteó que una de las hipótesis emparenta a la causa con el caso “Tribilín”, el jardín de infantes porteño donde las maestras fueron condenadas por maltrato.

“En esa causa llegó a condena por abandono de persona y con siete u ocho años de prisión para los autores del hecho”, completó el fiscal.






Comentarios