Habría encontrado restos óseos y otros elementos que se enviaron a la Justicia y que nunca fueron analizados por ningún perito.


En las últimas horas trascendió una grave denuncia pública que habla de mala praxis en investigaciones del caso Johana Chacón.

La antropóloga forense Celeste Perosino, junto a un equipo de otras cuatro antropólogas estuvo hace 2 años en la zona de la finca Curallanca haciendo una investigación y análisis de algunas evidencias donde se encontraron restos óseos y otros elementos que fueron derivados a la Justicia y nunca fueron analizados por ningún perito.

Esta forense reside en La Plata y explicó cuáles son las innumerables razones para considerar que hubo mala praxis en la investigación sobre el caso.

Mariana Luque es el único imputado por la desaparición de Johana Chacón.

“Nosotros estuvimos en diciembre del 2016 haciendo excavaciones en la finca Curallanca y ruta 4. Sobre todo en la finca Curallanca encontramos evidencia que podía ser de interés pericial para la causa. Las muestras fueron debidamente entregadas en una caja para el resguardo de la fiscalía y para que sean enviadas a Buenos Aires para ser peritada y finalmente nunca se envió“, explicó en declaraciones a radio Nihuil.

“Eran evidencias varias, fragmentos óseos que no pudimos identificar el origen si era humano o animal, además de otro tipo de materialidades”.

“Estamos haciendo la denuncia pública porque entendemos que esto es una constante en otros puntos del país. Así se investigan estos causas de mujeres jóvenes pobres, muertas por violencia machista. Entonces, lo que queremos hacer es denunciar la falta de una buena práctica para llevar adelante esta pericia. También un poco visibilizar cómo se investigan esos homicidios en nuestros país”, concluyó.



Comentarios