En lo que va de la temporada 5.664 productores se presentaron en la Dirección de Contingencias para realizar la denuncia principalmente por heladas pero también hay daños por granizo.

Las cifras ponen en alerta al Gobierno porque si bien la temporada de heladas tardías está expirando (se toma entre el 1 de setiembre y el 15 de noviembre), aún no llega el verano con las probabilidades de arrasadoras tormentas graniceras, y la cantidad de denuncias se acerca a las 7.074 que se efectuaron en todo el año anterior.

Según explicaron desde la DACC, además de los daños que pudieran ocasionar las últimas heladas, el incremento en las presentaciones que realizaron los productores tiene que ver con que en esta ocasión. Debido a la pandemia, se habilitaron las presentaciones online, y el 70% de los afectados decidió hacerlo bajo esta metodología.

La evaluación de daños por heladas tiene un período de espera para la observación de las consecuencias, de 20 días corridos desde el momento de ocurrida la contingencia. Luego se realiza la apertura de la recepción de denuncias y los productores tendrán un plazo de 10 días hábiles para realizar el trámite.

El plazo para denunciar daños por heladas (registradas el 14 de setiembre y el 5 de octubre), tuvo lugar entre el 26 de octubre y el 6 de noviembre.

Debido a que se trató de heladas generales, se tomaron pedidos de tasación de los cuatro oasis, y la semana que pasó comenzaron las tasaciones en el Norte, mientras que para el resto, los ingenieros deberán esperar hasta que las plantas alcancen el estado fenológico para la vid en especial el número 71 ( se completa el cuaje en la vid y las bayas comienzan a hincharse), y podría tomar algunas semanas conocer datos certeros sobre el daño que produjo la helada en la provincia.

De acuerdo con el reglamento para tasar heladas tardías en frutales, se utiliza una fórmula que tiene en cuenta el número de frutos esperables, menos el número de frutos existentes, x100, y para ello deben aguardar al estado fenológico mencionado.

Además, hubo zonas en las que a las heladas se les sumó el granizo, y en ese caso, se cubre más de un accidente climático por establecimiento agrícola. Deben unificarse los daños para generar una única compensación por contratista. Los daños del segundo accidente se calculan sobre la producción remanente del primero, y la compensación se otorga luego de la suma de los daños producidos en cada evento, para así obtener el daño total del período.

Emergencia o desastre

De todas maneras, previendo los daños que causarán este año las heladas, más las últimas tormentas graniceras, se activaron beneficios para los productores que sean declarados en emergencia (con daños en la producción que vayan del 50% al 79%), o en desastre (con pérdidas del 80% o más).

Según señaló la directora de Agricultura de la Provincia, Valentina Navarro Canafoglia, estas medidas se suman al acompañamiento que se ha venido realizando al productor, y que se continúan con la disponibilidad de líneas de financiamiento diseñadas para el sector agrario.

Navarro Canafoglia recordó que a principios de octubre visitaron las zonas más afectadas, a fin de conocer "de primera mano" los efectos producidos por las heladas tardías. "Pudimos constatar daños en los brotes, los cuales se encontraban quemados, como así también hojas bajo las mismas condiciones e inflorescencias a pesar de que las fincas estaban muy bien trabajadas", comentó.

Según detalló la titular de Agricultura, cuando se realizan los trabajos de desmalezamiento, preparación del suelo mediante la compactación y regado del mismo, sumado a sistemas activos contra heladas, el impacto de estos fenómenos suele ser mínimo. Sin embargo, las propiedades recorridas, a pesar de haber implementado estas medidas, sufrieron daños de consideración.

Por otro lado, destacó que "en el marco del programa de reactivación económica Mendoza Activa, existe la posibilidad de acceder a los beneficios del reintegro a través de ANR del 40% en inversiones en malla antigranizo o sistemas activos contra heladas. Los productores pueden acceder a estos beneficios y, además, obtener financiamiento a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC), a tasa subsidiada".

En cuanto a los beneficios diseñados para los productores afectados, se destaca la reducción del canon de riego en un 50% o 100%, según los daños, la suspensión de procedimientos judiciales, exenciones de pago del impuesto inmobiliario, y acceso a líneas de financiamiento a tasas subsidiadas.

Por otro lado, para alrededor de 3.500 productores que están adheridos al programa de protección de riesgo agrícola (a través del Seguro Agrícola y del Fondo Compensador Agrícola), esto les permite acceder a la cobertura por siniestros, por heladas tardías y granizo, de 25.000 hectáreas de vid, frutales, hortalizas y pasturas, repartida en los diferentes oasis de Mendoza.

El Seguro Agrícola es la línea para productores de hasta 20 hectáreas, garantiza una compensación de $ 20.000 por hectárea de vid y/o frutales, en caso de que los daños por granizo y/o helada en la producción equivalgan al 100%. En cuanto a las hortalizas de verano y cereales, el pago indemnizatorio por hectárea afectada al 100% es de $ 3.900.

Por otro lado, se extiende el Fondo Compensador Agrícola que está destinado a productores de más de 20 hectáreas. La compensación establecida por hectárea de vid y/ o frutales afectada al 100% por granizo y/o helada es de $ 19.795 y, en el caso de los cultivos hortícolas y/o cereales, es de $3.900 por hectárea.

En tanto la tercera línea pertenece al Fondo Compensador Agrícola y abarca a contratistas de viñas y frutales. En este caso el pago por hectárea afectada al 100% es de $ 3.960. El padrón para la adhesión para los contratistas se abrió el 23 de setiembre y cerrará el 9 de octubre, cuando concluya el plazo para pagar la primera cuota.

*Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.