Fuad Jorge Jury Olivera, más conocido como Leonardo Favio, nació el 28 de mayo de 1938, en el distrito de Las Catitas en Santa Rosa, Mendoza. Sin embargo, pasó la mayor parte de su niñez en un barrio muy humilde de Luján de Cuyo.

El mendocino murió el 5 de noviembre de 2012 y fue catalogado como uno de los más grandes cineastas del país, sus películas son consideradas de culto. Su paso por la música también lo ubicó como uno de los precursores de la música romántica nacional.

Leonardo Favio.

Siendo un niño, sufrió el abandono de su padre, el sirio Jorge Jury Atrach. Y pasó varios años de su vida en internados, lugares de los cuales siempre escapaba o era expulsado por su comportamiento conflictivo. Además, estuvo preso por una serie de pequeños robos.

Estas duras experiencia aparecen reflejadas en la historia de una de sus primeras películas, Crónica de un niño solo (1964), título que le valió la atención de la crítica especializada.

El interés por el cine, la actuación y la música aparecen en su infancia, en parte estimulado por su madre, Laura Favio (o Fabio), guionista de radionovelas, quien le conseguía pequeños papeles -poco remunerados- en la radio mendocina. Etapa en la que además comenzó a preparar sus primeros libretos.

Otra de las personas que ayudó a la carrera artística fue el actor, escritor y director teatral argentino, Horacio Torrado, quien estuvo casado con su madre.

Su legado seguirá vivo

Instalado en Buenos Aires desde muy joven, Leonardo Favio logró posicionarse, primero, como actor, de la mano de Leopoldo Torres Nilson y, casi en paralelo, como cineasta. Son ejemplos de sus películas más recordadas El amigo (1960), Juan Moreira (1973), Romance del Aniceto y la Francisca, Nazareno Cruz y el Lobo (1975), Soñar, soñar (1976).

Leonardo Favio

Sus producciones llamaban la atención por su modo de combinar el estilo del cine nacional tradicional con la cultura popular y contaron con la participación de reconocidos artistas, como Rodolfo Bebán, Susana Giménez, Alfredo Alcón y Graciela Borges.

Su carrera de cantante y compositor llegó un tiempo después cuando, invitado por un amigo, se presentó en el emblemático programa de televisión La botica del Ángel, conducido por Bergara Leumann.

A partir de entonces, firmó contrato con una importante discográfica con la que produjo y lanzó muchos de sus hits románticos. Estos le dieron fama y popularidad, tanto a nivel local como internacional; y realizó múltiples giras por toda Latinoamérica.

Alternó las carreras de actor y director con la de estrella de la canción romántica a lo largo de toda su vida con el propósito de gestionar y financiar sus producciones cinematográficas con las ganancias que le dejaba la música. Fuiste mía un verano y Ella ya me olvidó fueron algunos de sus temas más exitosos.

Una parte de su vida se relaciona con la adhesión y militancia en el peronismo. Resultado de ello es su película Perón, sinfonía del sentimiento (1999), un documental con una duración de 6 horas.

El artista y guionista falleció el 5 de noviembre de 2012, a causa de una neumonía agravada, luego de estar varias semanas internado en una clínica de Buenos Aires.