Érica Carolina Sánchez, sigue triunfando en el básquetbol intencional. La mendocina de 1,80 de altura, y de 44 años es ala-pivot, y es referente y capitana en el equipo La Molisana Magnolia Campobasso, del sur italiano.

Con una trayectoria de 30 años en el básquetbol profesional, alternando durante ese tiempo competencias de ligas europeas y sudamericanas, prácticamente juega durante casi todo el año, un ejemplo a seguir teniendo al deporte como estilo de vida.

El básquetbol es la pasión de Érica Carolina Sánchez, que a partir de los 14 años comenzó a desplegar su juego en países del viejo continente, además de formar parte durante 19 años de la Selección Argentina y en muchas oportunidades también defender la camiseta del seleccionado de Mendoza en los campeonatos argentinos y torneos internacionales.

Érica Carolina Sánchez - basquebolista de Mendoza.

'Caro' Sánchez comentó que "llevo ya 30 años dando vuelta por Europa y actualmente me encuentro en la primera categoría de Italia que es la A1. El año pasado cuando estábamos jugando la A2 quedamos primeras y debido a todo el tema de la pandemia por Covid-19 nos permitieron este año tener el ascenso a la A1. Volver al nivel más alto del básquetbol femenino italiano a esta edad, la verdad que para mi es una alegría enorme".

Respecto a su trayectoria profesional durante tanos años, explicó que "cuando terminaba de competir en Europa en abril o mayo, regresaba a la Argentina, cuando algunas ligas de Sudamérica recién comenzaban a fines de abril, yo enganchaba como refuerzo y seguía jugando unos tres o cuatro meses".

Carolina Sánchez, básquetbol femenino.

Recordó que "cuando jugué para Las Heras Basquet en 2018, obviamente no estaba en Europa, había dejado de jugar y se dio la posibilidad de sumarme al equipo, por lo que decidí quedarme en Mendoza, pensando que el equipo iba a durar bastante tiempo jugando en la liga, pero duró sólo un año".

"Durante mis 30 años en el básquetbol –agregó-, jugaba en Europa durante el período de setiembre a abril o mayo. Cuando terminaba, volvía al país, o bien a Ecuador o Chile y jugaba en los campeonatos que comenzaban en esos países a mediados de abril. También Las Heras y la Liga Nacional de Argentina se formaron en ese período, porque eran cuando terminaban las chicas en Europa y arrancaban como refuerzos en los meses de abril o mayo. Yo estuve 10 años en España, en Italia también habrán sido otros 10 años mas, y además en Portugal y Arabia Saudita".

Al respecto dijo que "yo jugaba desde abril hasta julio o principios de agosto en Argentina, contando los torneos con el seleccionado. Cuando terminaba acá, regresaba a Europa, por lo que casi no tenía descanso durante el año. Así hacen también muchas jugadoras, que terminan de jugar en un lugar y se vuelven a sus países para reforzar equipos en la Liga Nacional. A los 14 años fue mi primera prueba que tuve en Italia y a partir de allí casi no he parado. Por ahí he tenido un parate de algunos meses o medio año, pero volví a arrancar en España o Italia, o en algún otro lugar de Europa siempre estuve. Llevó 30 años de carrera casi sin parar. Si paré por unos 10 meses fue por una lesión en mi rodilla, pero después volvía a arrancar".

En Italia y capitana

La basquetbolista manifestó que Campobasso "se encuentra al sur de Italia, como a una hora y media de Nápoles y a tres de Roma. Es un pueblo muy chico, pero la verdad que nunca esperé que recibieran así al básquetbol femenino, tenemos una gran hinchada. Este año, cuando nos permitieron el ascenso a la categoría A1, se propusieron hacer un estadio mucho más grande para poder albergar una gran cantidad de público y esperan para este año, cuando se acomode un poco el tema del coronavirus, poder llegar a 1.500 personas por partido".

Reconoció que "haber sido elegida como capitana del equipo italiano ha sido un orgullo para mi, quiere decir que estoy con las ideas cuando llegué a este club de poder trabajar para el equipo. Mi objetivo a corto plazo, es terminar de la mejor manera en lo que quizás sea mi última temporada como jugadora".

Sobre su futuro remarcó: "Ya estoy dirigiendo categorías inferiores, me estoy preparando para dirigir en altos niveles, con el objetivo de poder llegar a dirigir categorías superiores, obviamente siempre trabajando y proyectándome, como lo hice como jugadora también poder hacerlo como entrenadora, llegar lo mas lejos que se pueda en este deporte y seguir aprovechando y viviendo de lo que más me gusta que en el básquetbol". Gentileza, Dirección de Deportes Mendoza.