Se trata de dos módulos de atención primaria, Unidades de Servicios de Emergencia (USE), cuya función principal es fortalecer la infraestructura del sistema de salud público, ampliando la capacidad instalada de los centros de atención para los afectados por el virus. Las bases de las USE ya están en construcción a cargo del Gobierno de la Provincia de Mendoza, y sobre ellas se montarán los módulos sanitarios.

Según informó el Consejo Empresario Mendocino (CEM), el valor total de la donación es de 6.217.824 de pesos. Monto que se obtuvo con el aporte de las empresas integrantes del CEM, el Banco Supervielle y la campaña Brin.Dar, realizada junto a la Asociación Valos.

Uno de los módulos sanitarios de Friolatina, camino a San Rafael.

Con un apoyo de la empresa Friolatina, cada módulo contará con 6 metros de ancho por 18 metros de largo, con una superficie de planta total de 108 m2. La dimensión de cada USE permite una configuración de un núcleo sanitario con 4 baños, 1 enfermería, 1 office y 16 camas. Dichas estructuras se pueden expandir a versiones de mayor amplitud o configuraciones distintas, si es necesario.

"Este proyecto surge desde la acción solidaria y comprometida de las empresas que conforman el Consejo Empresario Mendocino para brindar asistencia a la sociedad, donde más lo necesita en la actual coyuntura.", dijo Federico Pagano, presidente del CEM.

Además, continuó: "Estos módulos trascenderán el efecto de la pandemia, quedando como un activo fijo reutilizable por su Ministerio, como infraestructura dedicada a la salud de la Provincia", señaló en la carta enviada a la Ministra de Salud de la provincia, Ana María Nadal.