El anciano de 82 años fue sorprendido mientras dormía. El atraco ocurrió en la madrugada de este domingo.


Un agente del servicio Penitenciario fue detenido minutos después de agredir y robar a su abuelo.

El anciano de 82 años estaba durmiendo cuando el nieto de 32 años junto a dos cómplices irrumpió en la vivienda del callejón Fishman y Pascual Segura de El Algarrobal en Las Heras.

El atracó fue perpetrado alrededor de la una de la madrugada de este domingo.

Según la información oficial, Vicente estaba descansando cuando fue sorprendido por tres personas que lo redujeron y golpearon para obligarlo a entregar el dinero.

Los ladrones se hicieron de efectivo, pero como no fue suficiente cargaron varios electrodomésticos y ropa y luego se dieron a la fuga.

Cuando arribó la policía al lugar, tomó la declaración del anciano y si bien no aportó demasiados datos, aseguró que los ladrones se movían en un automóvil oscuro.

Minutos más tarde, en las cercanías, personal policial observó un Citroën C3 negro en el que casualmente transportaban un lavarropas.

Al ver que la policía se les acercaba y encendió las sirenas en señal de alto, los delincuentes aceleraron hacia la villa Democracia con la intención de perderlos.

Allí comenzó una persecución por la villa que concluyó cuando los ladrones hicieron una mala elección y se metieron por un callejón sin salida.

Cercados por las unidades policiales, los malhechores abandonaron el auto y escaparon corriendo, sin embargo uno no logró escabullirse.

Pero la sorpresa mayor llegaría segundos después cuando el detenido trató de apelar a la camaradería para zafar de la difícil situación en la que se encontraba y se presentó como agente penitenciario.

Lejos de conseguir el objetivo, el personal policial lo introdujo en el móvil y lo trasladó a la Comisaría 16 con los elementos que le habían robado a Vicente.

En la revisión de antecedentes también pudieron ligarlo al anciano al descubrir que era su abuelo.

El penitenciario quedó alojado en un calabozo a disposición de la justicia.




Comentarios