El vino en lata llegó para quedarse. Sommeliers, enólogos y periodistas sostienen que el vino en lata logrará imponerse y será tendencia este 2020 y la incorporación de nuevas y grandes bodegas a esta iniciativa es un hecho, como lo hicieron varias marcas el año pasado.

Romina Rolón -sommelier internacional y cofundadora de Envinados Mendoza- tuvo un mano a mano con diario Los Andes y aseguró que salir al mercado con el vino en lata para potenciar su consumo es una idea más que interesante, a la vez que ofrece significativas ventajas para los elaboradores como los consumidores.

"Creo que el vino en lata es una herramienta para una nueva ocasión de consumo. Su objetivo es fomentar el mayor consumo y son muchas las ventajas que ofrece. El vino en lata se enfría más rápido, se puede individualizar porque cada uno elige el tipo de vino que quiere sea blanco, tinto rosado, la lata es reciclable, no se rompe y podemos llevarla fácilmente y consumir el vino en distintas ocasiones", sintetizó Rolón.

Según la sommelier internacional, en la lata "vamos a encontrar vinos jóvenes, aquellos que se tienen que tomar dentro de los 12 meses. En ese periodo vamos a tener un vino en todo su esplendor. Encontraremos vinos blancos, tintos, espumantes, rosados, pero jóvenes", dijo a Los Andes.

Ante la pregunta obligada, ¿el vino en lata viene a competir con la cerveza? Romina Rolón aseguró que "de ninguna manera hay que comparar el vino con la cerveza. Es un error pensar eso, porque son productos totalmente diferentes desde su elaboración, el tiempo que lleva hacer uno y otro producto y hasta en el precio. Al consumidor lo confundimos al entablarle esta relación de comparación".