El recientemente secretario designado, por el canciller Santiago Cafiero, para ocupar la secretaría de Malvinas, fue repudiado por el ex diputado y ex embajador argentino en Estados Unidos de América, Eduardo Amadeo y ahora se suman las críticas del sector militar, quienes ven la designación de Carmona con una señal de endurecimiento en la disputa con Gran Bretaña.

Carmona Cafiero

Si bien, su curriculum dejaría ver que es idóneo para la tarea, desde círculos legislativos indican que Guillermo Carmona está en las antípodas de los funcionarios que están abiertos a diálogos y resoluciones de conflictos. A su vez, Carmona participó del aniversario del Operativo Cóndor, una acción armada que en septiembre de 1966 secuestró un avión de Aerolíneas Argentinas y lo hizo aterrizar en las islas, donde fueron izadas siete banderas celestes y blancas. Este acto parece ser muy patriótico, pero al momento de análisis objetivo, fue un delito por el cual 15 de los 18 actores del hecho, pagaron penalmente con 9 meses de prisión. A este acto se suma su postura crítica al Plan de Proyecto Humanitario, del cual argumentó que realizar esas acciones sería “cesión de las soberanía”.

Según trascendió, en las esferas de las Fuerzas Armadas cayó mal la designación del funcionario, a quien definen como “representante del nacionalismo más extremo”. En vísperas del cuadragésimo aniversario de la Guerra de Malvinas, voceros militares expresaron que “no sumará nada y restará mucho en el proceso de reconciliación definitiva”.

Según fuentes legislativas, el secretario Guillermo Carmona, no está abierto al diálogo y no sería la persona para tratar la Causa Malvinas.

Particularmente en la Armada Argentina lo recuerdan ingratamente por su participación en las audiencias de la comisión bicameral investigadora por el hundimiento del Submarino A.R.A “San Juan”. De sus participaciones recuerdan que fueron muy agresivas hacia los oficiales navales, actitud que coincide con la visión que tiene Amadeo y algunos miembros del Poder Legislativo de la Nación.

En la Cámara Baja del Congreso de la Nación lo recuerdan como una persona confortativa “alejado del tipo de persona abierta al diálogo que se requiere para un tema tan sensible para la política internacional, como la cuestión Malvinas”. El presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara Baja, Carlos Alberto Fernández de la UCR, criticó la visión del oficialismo respecto a la Cuestión Malvinas e indicó que hay un argumento vacío, un discurso que “no pareciera estar enfocado en transformarlo en un tema importante de nuestra política exterior”.

El diputado Carlos Alberto Fernández, criticó la forma en cómo el oficialismo encamina la Cuestión Malvinas.

Al mismo tiempo remarcó las diferencias entre ambos países en disputa. Mientras que Gran Bretaña transforma sus puertos para la proyección antártica, Argentina pierde recaladas en Ushuaia por falta de un Polo Logístico. Esta situación “complica claramente a la Argentina en sus reclamos. Además, ese puerto compite directamente con los servicios que podría prestar nuestro país desde Ushuaia”, indicó.