Pablo Ávila es un joven estudiante de Las Heras que realiza animaciones de manera autodidacta que surgen de conversaciones con sus amigos. Con intenciones de hacer reír a sus seguidores el lasherino dibuja y crea personajes animados caseros cuadro por cuadro.

//Mira también Qué actividades hay esta primera semana de vacaciones en Las Heras

En el 2018 con tan solo 20 años Pablo comenzó a instruirse en el mundo de la animación mirando videos de YouTube y practicando con programas que tenía a mano. “Aprendí y sigo aprendiendo todo el tiempo, de forma autodidacta”, dijo el joven a Vía Mendoza.

Con el paso del tiempo juntó el dinero suficiente como para poder comprarse un equipo que soportara los programas de edición que necesita. Poco a poco comenzó a ilustrar las conversaciones que tenía con sus amigos en dibujos de diferentes temáticas para luego publicarlas en sus redes sociales.

Frecuentemente realiza animaciones haciendo juegos de palabras entre el personaje principal y la acción que realiza. “A una de mis animaciones la denominé “Belgrano de Córdoba” que esta basada en el prócer como si fuese cordobés y cuartetero”, explicó el joven.

Pablo asegura que su objetivo principal es sacar una sonrisa y planea seguir perfeccionando sus animaciones para en un futuro poder vivir de ello. “Me gusta generar un contenido original, creativo y que salga de lo convencional. Darle una vuelta de rosca al humor, hacer reír con detalles, con guiños, con juegos de palabras y desde lo simple de las animaciones”, agregó.

//Mira también Quién fue Martina Chapanay la protagonista del nuevo audiovisual lasherino

Proceso de creación

De las conversaciones de surgen con sus amigos Pablo saca algunas ideas para crear sus animaciones. Luego de realizar sus dibujos comienza a capturar las imágenes cuadro por cuadro para luego ensamblarlas. Por último, le agrega las voces. “Muchas veces cuento con la colaboración de amigos en las voces de no ser así grabo todo lo demás yo”, comentó.

Los videos en su página tienen comentarios muy positivos y cumplen con el cometido del joven que es hacer reír. Logra hacerlo con la creación de personajes ficticios rodeados de un contexto sin sentido que los convierte en únicos.