No es noticia que Mendoza está atravesando un momento crítico en su economía, resultando en miles de familias viviendo bajo condiciones de pobreza e indigencia.

// Mira también: Camino de luz”, la campaña que busca ayudar a 130 familias mendocinas

La pobreza que muchos niños sufren no se basa solamente en la falta de una alimentación estable o un techo digno para vivir, sino que se basa en la ausencia de amor en la familia.

Una pareja solidaria pudo observar esa problemática en su comunidad, por lo que decidió hacer algo al respecto. Así Roxana y su esposo abrió “Rayito de Luz”, un merendero dedicado a los niños del asentamiento Estados Unidos de Las Heras.

Rayito de Luz

Roxana y su esposo son vendedores ambulantes y decidieron llevar adelante este merendero para los niños de su comunidad. Todos los martes, jueves y sábados más de 60 niños se encuentran en el patio de su casa para disfrutar de una taza de leche caliente y alguna tortita elaborada por Roxana.

Si bien en el asentamiento hay una necesidad de alimento, Roxana se dio cuenta que había una necesidad igual de importante.

Roxana y su esposo, siempre a disposición de los chicos y sus necesidades.Rayito de Luz

“En el lugar donde nosotros vivimos si hay muchas necesidades de alimentación, pero nosotros nos basamos más en las necesidades de contención”, explicó Roxana a Vía Mendoza. Su misión va más allá de brindarles una taza de leche a los niños, sino también enseñarles “que ellos pueden salir adelante e irse de este lugar, que ellos pueden ser mejores que sus padres”.

Por esa razón, desde él merendero también ofrecen charlas educativas sobre salud a los adolescentes, apoyo escolar para los niños estudiantes y juegos didácticos para los más pequeños.

// Mira también: Construyen en El Borbollón la primera “Casa Justina” del país

“Hay muchos niños que tiene la necesidad de una contención, de sentarse en una mesa y compartir con su familia y conversar. No tienen el afecto y cariño que ellos necesitan”, expresó la mujer.

También ofrecen ayuda escolar para que los niños puedan seguir escolarizados.Rayito de Luz

Colaboración para seguir colaborando

El merendero se sostiene gracias a personas solidarias que deciden colaborar con la causa de Rayito de Luz. En todo momento, donaciones de útiles escolares, alimentos y ropa son bienvenidos.

Pero en esta ocasión, Roxana tiene un pedido especial. Ella recibe a los 60 niños en el patio de su casa, y quiere construir un salón o un techo para resguardar a los pequeños del frío y la lluvia. En días de malas condiciones climáticas ella hizo el merendero en el interior de su casa, pero ella señala que “en mi casa no entran todos”.

El patio de Roxana, donde recibe a los chicos del merendero. Aquí quiere construir un salón, para recibirlos aún en los días más fríos.Rayito de Luz

Por ese motivo ella solicita materiales de construcción para llevar ese proyecto a cabo. También están en búsqueda de abrigo y frazadas para los chicos, ya que muchos no tienen con que afrontar el invierno.

Además, si hay alguna persona que quiera donar su tiempo a estos chicos será mas que felizmente recibido. Profesionales tales como psicólogos o docentes serían muy necesarios para los niños del asentamiento, pero cualquier persona que quiera jugar o compartir amor será bienvenido.

Mi casa está abierta para todas las personas que quieran colaborar y ser parte”, concluyó Roxana.

Incluso, la difusión de sus pedidos también ayudan. Diversos jóvenes de la provincia decidieron compartir en sus redes sociales la necesidad de colaboración para Rayito de Luz. Valentina es una de esas jóvenes solidarias, que logró volver viral su pedido a través de su Instagram.

Quienes quieran colaborar o conocer más en como ayudar a los niños de Rayito de Luz, pueden comunicarse con Roxana al 2612328116.