Iris Paijes y Juan Palacios están sindicados como autores intelectual y material por el asesinato de Luciano Francisco Avila en el 2015. El fiscal pidió prisión perpetua para ambos.


En noviembre del 2015, la ciudad de Chamical se vio conmocionada por un trágico hecho perpetrado en una vivienda del barrio Residencial, donde el cuerpo de “Kelo” Ávila, un reconocido comerciante de la zona, apareció asesinado.

Ese día, la Policía local recibió una llamada en la que alertaban sobre un supuesto robo en la morada de Ávila, quien era dueño de un vivero y un negocio dedicado a la venta de techos de madera. Cuando los efectivos llegaron al lugar, encontraron a su esposa Iris Paigés maniatada y el cuerpo de la víctima estaba en medio de un charco de sangre.

La vivienda donde se produjo el asesinato

La primera versión que dio la mujer hablaba de un robo. Dijo que dos hombres encapuchados entraron a la casa mientras ellos descansaban en la habitación. Según su relato, a ella la llevaron al comedor y le ataron las manos a la espalda con una media de mujer. Uno de los ladrones se quedó cuidándola y el otro se fue a la habitación.

Posteriormente, Paijes confesó que había contratado a Juan Palacios, marido de una hija suya, para que matara a Avila mientras dormía. Éste último, tras ser intensamente buscado fue detenido y trasladado desde Córdoba a Chamical.

Este martes se realizará la lectura de sentencia y los fiscales Gerardo Luna Corzo y Enrique Alberto Stoler pidieron prisión perpetua para ambos. La querella encabezada por la abogada Tamara Figueroa, hizo el mismo planteo.

Iris Paijes, mujer de la víctima, está acusada como la autora intelectual, en tanto que su yerno, Juan Alberto Palacios, está acusado de ser el autor material.




Comentarios