Lo dijo Yohana Soledad Pizarro, una joven de 24 años que estuvo internada 38 días en terapia intensiva, tras protagonizar una enfermedad poco frecuente denominada síndrome de Guillain-Barré que la paralizó por completo.


La joven comentó que al principio no podía tragar saliva, y luego su cuadro fue empeorando hasta no hablar, ni siquiera poder caminar, cómo si le hubiera dado una especie de ACV.

La vida me dio otra oportunidad” sostuvo Yohana que con emoción resaltó el apoyo de su familia y la atención que recibió de los profesionales del hospital Enrique Vera Barros de la capital riojana. “Siempre escuché que se hablaban cosas feas del hospital, pero en mi caso puedo decir que fue una excelente atención, estuve en las manos de los mejores profesionales, no me dejaron sola en ningún momento siempre me acompañaron y me incentivaron para que pudiera salir adelante” .

Una enfermedad poco frecuente

Se trata de un trastorno poco frecuente llamado síndrome de Guillain-Barré, donde el sistema inmunitario del organismo ataca los nervios. Por lo general, los primeros síntomas son debilidad y hormigueo en las extremidades.

Yohana pudo hacerle frente a éste trastorno y lo hizo con el apoyo de todos. En la etapa final del tratamiento, la paciente calificó el tratamiento de kinesiología cómo perfecto, y realizó una mención particular para el Licenciado Álvaro Ovejero “por incentivarme todos los días, y la verdad es que estoy re agradecida con todos los del hospital Vera Barros” Por último la joven sostuvo que volver a caminar para ella fue un logro inexplicable. “Cuando volví a hacerlo me quebré en llanto, porque me parecía que era algo que ya no podría lograr. Hay mucha gente que cree que no puede, y la verdad es que sí puede, teniendo fe creyendo en Dios, con el apoyo de la familia y fundamentalmente con los profesionales de calidad que tenemos en La Rioja“.






Comentarios