Máximo Kirchner fue internado este sábado en el Hospital Italiano, de La Plata, donde le diagnosticaron “un cuadro agudo que se interpreta como cólico renal”, según indicaron en un comunicado de la institución médica. Informaron que tiene un “buen estado general” y una “buena evolución clínica”.

//Mirá también: Máximo Kirchner y Marcos Cleri recibieron al Intendente Pablo Corsalini en Buenos Aires

“En el día de ayer hemos asistido e internado al paciente Máximo Kirchner, quien es derivado y acompañado por su médico de cabecera, por cuadro agudo que se interpreta como cólico renal, diagnosticándose mediante estudio de imágenes perinefritis incipiente y litiasis de 3 mm intravesical”, rezan las primeras líneas que detallan sobre el problema que atraviesa el hijo de Cristina Fernández de Kirchner.

El parte médico sobre la internación de Máximo Kirchner.Hospital Italiano

Y luego, continúa: “Se realizan estudios de laboratorio y bacteriológicos, habiendo comenzado tratamiento con antibióticos”. Para finalizar, cierra: “Buen estado general. Buena evolución clínica”.

De esta manera, no quedó manifestado en el texto cómo será el accionar médico sobre Kirchner. Este bien podría ser un tratamiento específico para solucionar su problemática o bien ser sometido a una operación.

//Mirá también: Piden suspender las elecciones internas del PJ bonaerense

Otras internaciones de Máximo Kirchner

No es la primera vez que el diputado nacional pasa por un hospital y es internado. Uno de los hechos en los que estuvo ocupándose de su salud fue en 2012. A los 35 años, tuvo que asistir al Hospital Austral de Pilar para ser intervenido quirúrgicamente en una de sus rodillas.

El inconveniente que lo aquejaba era una variedad de la artritis. Por presentar fuertes dolores tuvo que ser operado. Voló especialmente desde Río Gallegos, Santa Cruz, hasta Buenos Aires

Otro episodio se dio en noviembre de 2015. En esa oportunidad, Kirchner quedó al cuidado de los especialistas del sanatorio Otamendi, de Palermo, tras haber ingresado con un cuadro de absceso hepático de origen diverticular. La solución al mismo fue un drenaje percutáneo.