El marido de la diputada provincial Carolina Píparo, Juan Ignacio Buzali, está detenido hace dos meses como acusado de intentar matar a dos motociclistas a los que atropelló el 1° de enero último en La Plata al presuntamente confundirlos con motochorros. Y este martes, su defensa pidió ante la Cámara de Apelaciones platense el cambio de calificación de la causa y su excarcelación extraordinaria.

El planteo fue formulado por su abogado, Marcelo Peña, en el marco de una audiencia que se realizó ante los camaristas de la Sala IV, Sergio Almeida y Carlos Argüero, ante quienes Buzali apeló la prisión preventiva que le dictó la jueza de Garantías Marcela Garmendia

Buzali está detenido desde el 9 de enero último, luego de que la fiscal de La Plata María Eugenia Di Lorenzo le imputara el delito de “homicidio en grado de tentativa” en perjuicio de los dos motociclistas a los que atropelló -según la versión de Buzali y de Piparo- al confundirlos con motochorros, que los habían asaltado previamente.

Juan Ignacio Buzali está detenido. (Clarín)

Peña explicó a Télam que en la audiencia solicitó el cambio de carátula de la causa, “ya que los elementos probatorios sustentados hasta el momento no podrían conducir a una calificación de tentativa de homicidio”.

El abogado cuestionó la instrucción de la causa, por considerar que “existieron irregularidades de parte de la fiscalía, entre ellas, no haber realizado la pericia accidentológica y por haber realizado a medias la pericia mecánica y llenar de pruebas testimoniales, descartando las pruebas forenses”.

En ese marco, pidió a los camaristas la excarcelación extraordinaria del marido de Píparo y planteó en forma subsidiaria que se le otorgue el arresto domiciliario en caso de no hacer lugar a la excarcelación.

“Falsificaron papeles”

El abogado de unos de los dos jóvenes que fueron atropellados por Buzali, Martin De Vargas, adelantó este martes a Télam que presentarán una denuncia contra el marido de Píparo para impedir que se le conceda el arresto domiciliario, al sostener que “falsificaron papeles para facilitar” ese beneficio.

“La denuncia es sobre el contrato de locación con el cual quieren justificar la residencia, el arraigo de Buzali para el arresto domiciliario. Ese contrato es trucho, es espurio”, dijo el letrado.

Asimismo, subrayó que “si no puede demostrar que tiene arraigo, Buzali no puede salir” y detalló que tanto él como Píparo “dan, a través de las declaraciones, varios domicilios”.

“El primero es el de calle 47 (La Plata) donde vive el suegro, después dan temporalmente el domicilio del country Gran Bell, y luego ese mismo en un alquiler por dos años”, completó De Vargas.

Con información de Télam.