Desde la Alcaidía Penitenciaria de Lisandro Olmos, donde está detenido, habló por primera vez Juan Ignacio Buzali, esposo de Carolina Píparo, quien atropelló a dos jóvenes que iban en moto la madrugada de Año Nuevo.

Buzali, detenido desde el 9 de enero, apuntó directamente contra el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni. “El ministro Berni me quiere preso. Estoy seguro”, dijo en la entrevista que brindó a Telenoche.

“¿Por qué estoy preso? Es una buena pregunta. En siete días no se puede hacer una investigación para calificarme como me calificaron”, dijo Buzali en diálogo con Rolando Barbano. “En un momento pierdo la identidad. El caso se empezó a llamar Píparo. Ahí dije ‘acá hay otra cosa’. El ministro empezó a decir por todos los canales de televisión que mi mujer estaba llamando al secretario de Seguridad, cuando en realidad el teléfono se lo habían robado en el asalto. Que íbamos borrachos, cuando no hay un solo testimonio en la causa que diga eso. El ministro Berni me quiere preso. Estoy seguro”, expresó.

Y continuó: “Acá hay un punto que es clave: mi mujer. Mi mujer es una piedra en el zapato para ciertos sectores de la política. Y estoy seguro que donde la puedan dañar, la van a querer dañar. Pero también sé que es una luchadora de la vida. Y solo nosotros sabemos lo que sufrimos en 2010 (Píparo, embarazada de ocho meses, fue herida en una salidera bancaria y su bebé, Isidro, murió) y cómo transformamos ese dolor en fuerza. Eso no tiene nombre y muy poca gente lo puede hacer”.

Sobre la madrugada de Año Nuevo en que se dio el hecho, recordó: “La vi (a Píparo) con un revólver en la cabeza y dije ‘otra vez no nos puede estar pasando esto’”. “Imaginate que lo que veo en televisión es que a los delincuentes los van soltando uno a uno y a mí me viene a buscar la Policía. ¿Cómo puede ser? ¿A ellos los sueltan y a mí me meten preso?”, se preguntó.

Buzali, de 47 años, está detenido en la Alcaidía Roberto Pettinato, lindante a la Unidad N°1 de Olmos, la cárcel más poblada del país. Está acusado de doble tentativa de homicidio por atropellar en La Plata a dos motociclistas a los que él y su mujer, dicen, confundieron con unos motochorros que acababan de asaltarlos.

La jueza Marcela Garmendia, al frente del expediente, consideró que Buzali obró “sin importar las consecuencias de su accionar, con claro desprecio por la vida ajena y debiendo representarse el resultado muerte”.