Tras su liberación, el acusado deberá usar una pulsera electrónica monitoreada por el Servicio Penitenciario Bonaerense.


En la ciudad de La Plata, una mujer que denunció 12 veces a su expareja por lesiones, amenazas e intento de homicidio, advirtió que “teme por su vida” tras la liberación que fue le otorgada días atrás para el acusado, ante “falta de mérito”, y pidió intervención del procurador de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand.

Melina Cruz (web).

El hombre fue liberado a partir de un fallo de la Sala III de la Cámara de Apelaciones que dictó la falta de mérito en la causa por la que estuvo detenido 60 días y permaneció en la Alcaidía de Melchor Romero, ubicada en 520 y 185.

El acusado, Lucas Grippo, empleado administrativo y licenciado en Comunicación Social, a quien su expareja Melina Cruz (de 29 años), con quien tiene una hija de 7, lo denunció en 12 oprtunidades y la última en junio cuando fue atacada con una trincheta.

El acusado, Lucas Grippo (web).

El abogado de la denunciante, Juan Benitez, expresó que, “en su momento, cuando la fiscal Cecilia Corfield (UFI 15) pidió su detención, fue aceptada por el juez de Garantías y extrañamente para nosotros, la misma sala que confirmó elementos para el juicio fue la misma que dispuso que no había elementos para mantener la detención”.

Durante una conferencia, Cruz apuntó la sorpresa que le generó ese fallo: “Es una persona que estuvo a punto de quitarme la vida, pido que se revise el expediente y que intervenga el Procurador Julio Conte Grand porque acá hay algo más”.

“Yo estoy encerrada, no estoy en mi casa me amenazan de distintos lugares y por internet, corremos riesgo mi hija y yo, ambas estamos amenazadas de muerte”, agregó la mujer.

El hombre había sido denunciado por la víctima por golpes, intento de femicidio y amenazas (web).

Tras su liberación, el acusado deberá usar una pulsera electrónica monitoreada por el Servicio Penitenciario Bonaerense, algo que había pedido la jueza Graciela Barcos del Juzgado de Familia Nº 3, al momento de su detención, considerando el supuesto caso de que el hombre sea beneficiado con un recurso como el dictado por la Cámara Penal de Apelaciones.

“La misma Cámara advirtió a la jueza de Familia que le colocara la tobillera, están dando a entender que él puede volver a atacarme. No puedo salir tranquila a la calle”, dijo Melina.

Pese a la decisión de la sala, la fiscal Corfield, quien lleva la causa por “tentativa de femicidio”, no cambiará la caratula y según el abogado, cuando llegue el momento, pedirá la elevación a juicio por esa acusación.

“Exijo al procurador Conte Grand que tome nota de mi caso porque quiero caminar por la calle con mi hija sin miedo, porque no quiero, que ni ella ni mi familia, tenga que llorar mi muerte”, “era tan grande el abandono del Estado y la Justicia que muchas veces me pregunté si estaba yo equivocada, hasta que logré entender que no era yo”, aseguró la mujer que en el último ataque recibió un corte en el cuello.




Comentarios