Se realizó bajo una estricta reserva y los profesionales se negaron a declarar.


El fiscal Andrés R. Godoy indagó ayer a los médicos Lucas Figueroa y Marcelo Lázaro acusados de no respetar los protocolos en los casos de coronavirus.

‘La Unidad Fiscal de Emergencia Sanitaria acusa al médico Figueroa de “propagación de enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”. Y a Lázaro, director médico del geriátrico Santa Lucía, se lo imputa por “propagación culposa de enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas“. Ambos permanecerán en libertad.

Los médicos citados negaron las acusaciones y se abstuvieron a declarar. Una de las indagatorias se hizo en forma presencial y la otra en videollamada.




Comentarios