La dirigente jujeña Milagro Sala cuestionó el fallo por el cual la Corte Suprema ratificó la condena a dos años de prisión por amenazas que le impusieron en la llamada “Causa de las bombachas”, un episodio por el que había sido absuelta en primera instancia, y adjudicó la decisión del máximo tribunal, que se conoció el jueves y fue firmada por los cinco miembros, a lo que definió como una “batalla” entre la Corte y el Poder Ejecutivo nacional.

“No hay seguridad judicial; no podés levantar la voz, porque te llenan de causas”, se quejó Sala en relación al funcionamiento del Poder Judicial en todo el país pero también, y en particular, sobre la Justicia de la provincia de Jujuy, en el marco de una entrevista concedida a la radio El Destape, de Buenos Aires.

“No hay equidad en la Justicia, estas cosas indignan y dan bronca. A mí me armaron dieciséis causas y en el noventa por ciento de los casos son los mismos testigos, que tienen cargos en el Senado, en el Congreso o son funcionarios de Gerardo Morales”, aseguró la dirigente.

Sobre la actualidad del Poder Judicial de Jujuy, Sala concentró sus críticas en uno de los miembros del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, Ekel Meyer, quien asumió en diciembre tras haber sido por varios años ministro de Seguridad desde que Morales inició su gobierno.

Ekel Meyer, vocal del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, exministro de Seguridad de la Provincia.(Archivo Vía Jujuy)

“Ekel Meyer fue la persona que me detuvo sin orden judicial. Y además no tenía las condiciones dadas para poder ser juez del Superior Tribunal, porque tenés que haber litigado o haber trabajado como abogado, pero él nunca litigó”, aseguró.

Sala también criticó a otro juez de la provincia, Pablo Martín Pullen Llermanos, designado como titular del juzgado de violencia de género nº 3.

“En enero (Pullen Llermanos) le dio la libertad a este hombre, de apellido Gutiérrez, y el día viernes mató a su mujer de 44 años”, acusó en referencia al femicidio de Rosita Marina Patagua, asesinada el viernes pasado en el barrio Los Huaicos de San Salvador de Jujuy.

“No hay equidad en la Justicia, y estas cosas te indignan y te dan bronca. Aquí la Justicia trabaja mal, a beneficio de Gerardo Morales”, agregó la dirigente.

Sala también pidió que se trate en el Congreso el proyecto de intervención del Poder Judicial de Jujuy: “Quedó atrancado, ¿por que no se avanza con eso?”, dijo.

Indulto para todos

En otro tramo de la entrevista a Sala le preguntaron si considera justo recibir un indulto, a lo que contestó: “No sólo el mío, sino el de todos los compañeros”.

Así aludió a los otros miembros de la agrupación Túpac Amaru que están cumpliendo condena, con prisión domiciliaria, en el marco de la causa llamada “Pibes Villeros”. Se trata de Mirtha Guerrero, Patricia Cabana, Graciela López, Adriana Condorí, María Condorí, Miguel Ángel Sibila, Javier Nieva e Iván Altamirano.

Por otro lado, la abogada y directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort, propuso que la figura del indulto sea aplicada puntualmente en el caso de la dirigente jujeña, condenada a 13 años de cárcel en la causa “Pibes Villeros” y actualmente con prisión domiciliaria.

La abogada Graciana Peñafort.Clarín

En enero de 2020 el Tribunal Superior de Justicia jujeño ratificó el fallo condenatorio y está previsto que a mediados de 2021 la Corte Suprema resuelva un recurso extraordinario interpuesto por Sala.

“Mi pregunta es si hay casos en los cuales no debería revisar su posición: pienso en determinadas situaciones, como la de Milagro Sala, en la cual la Corte juega a la impunidad de no tener que rendir cuentas”, dijo Peñafort.