Cinco efectivos de la Policía de Jujuy fueron detenidos acusados de atacar a golpes a un adolescente de 14 años que se movilizaba a bordo de un ciclomotor para entregar un pedido y evitó un control de tránsito en la ciudad de Palpalá hace 10 días, tras lo cual se registró una persecución, informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Los cinco efectivos, de quienes no se dio a conocer las identidades, fueron imputados por los delitos de “lesiones leves agravadas por ser cometidas abusando en su función por ser miembro de una fuerza de seguridad” y uno de ellos, además, de “severidades, vejaciones y apremios ilegales cometidos contra detenidos”.

El caso comenzó a ser investigado a raíz de la denuncia de la madre del adolescente, quien aseguró ante la Justicia que varios efectivos habían atacado a golpes a su hijo de 14 años, a quien detuvieron cuando circulaba a bordo de un ciclomotor para entregar un pedido.

El fiscal Diego Funes, Jujuy(Archivo Vía Jujuy)

La Fiscalía 2 Especializada en Delitos Económicos y Contra la Administración Pública, a cargo de Diego Funes, ordenó la realización de informes técnicos y médicos, declaraciones testimoniales, incluida la del menor, y el análisis de demás pruebas que obran en el expediente.

Al contar con estos elementos, el MPA solicitó al Juzgado de Control en lo Penal y Económico la conversión de los arrestos en detención.

De esta forma, entre lunes y martes los detenidos conocieron las causas de su imputación y prestaron declaración indagatoria en la sede fiscal, tras lo cual permanecen detenidos.

EL RELATO DE LOS HECHOS

Según determinaron los investigadores, el hecho se registró el 3 de abril pasado en la ciudad de Palpalá, a 12 kilómetros al sur de San Salvador de Jujuy, cuando el adolescente, a bordo de una motocicleta, se dirigía a realizar la entrega de un pedido.

En esas circunstancias, de acuerdo a las constancias en el expediente, el joven intentó evadir un control policial, lo que devino en una persecución que involucró a cinco policías.

Una vez que lo interceptaron, según la denuncia realizada por la progenitora, los cinco efectivos le propinaron una violenta golpiza al menor, indicó el MPA.

Posteriormente, uno de los policías, subió al adolescente al móvil policial, donde continuó agrediéndolo a golpes y amenazándolo.

Tras ser entregado a sus padres, el adolescente debió ser internado en un centro asistencial donde fue atendido por diversos traumatismos en distintas partes del cuerpo.