Autoridades recorrieron los dispositivos de control sanitarios y de seguridad.


Una comitiva oficial supervisó los dispositivos de control sanitario y seguridad que se implementó en ciudad de La Quiaca, ubicada a 284 km de San Salvador de Jujuy, en la zona de frontera con Bolivia, en el marco de la emergencia sanitaria declarada por el coronavirus.

La delegación estuvo encabezada por el gobernador Gerardo Morales, junto al ministro de Seguridad, Ekel Meyer; el intendente local Blas Gallardo; y el jefe del Regimiento de Infantería de Montaña 20, teniente coronel Hernán Aoki.

“En La Quiaca se está trabajando. Y no hay que aflojar”, resaltó Morales a finalizar el recorrido, al tiempo que señaló que “obviamente hay un mínimo tránsito debidamente controlado” por las fuerzas de seguridad.

En la ocasión el mandatario centró su interés en los controles sanitarios y migratorios, como así también por las capacidades operativas del hospital “Jorge Uro”, que dispone de cuatro camas y en breve sumará otras seis, además de un sistema de triaje para clasificación de pacientes, empleado en la medicina de emergencias

En diálogo con los medios locales, Morales también destacó el trabajo y el esfuerzo de Gendarmería y el Ejército, con “toda la tecnología oportunamente instalada, como redes de cámaras de seguridad, monitoreo, dispositivos infrarrojos y equipos móviles de control”.

El gobernador Morales y el ministro Meyer, acompañados por las autoridades del Ejército y la Gendarmería, en diálogo con el personal apostado en la frontera con Bolivia.

Previamente el mandatario provincial había estado reunido con autoridades de la Gendarmería, funcionarios del Ministerio de Salud y miembros del Comité Operativo de Emergencia (COE), oportunidad en la que se trazó un balance del trabajo realizado para mitigar la propagación de la pandemia. 

En ese marco el jefe del Poder Ejecutivo destacó las decisiones adoptadas por el Gobierno de Bolivia, a fin de intensificar el aislamiento, al indicar que “la única manera de achatar la curva es evitando el contacto personal”.

Respecto de la situación de un grupo de ciudadanos venezolanos, peruanos y colombianos que quedó alojado en un comedor dependiente del municipio quiaqueño, Morales afirmó que “no tienen síntomas y están en cuarentena”.

“Cumplida esa fase, se aplicará los protocolos de seguridad y sanitarios correspondientes”, aseguró.

El mandatario también mantuvo una reunión con el COE local para repasar la agenda y optimizar la articulación de todas las áreas intervinientes.




Comentarios