La sagrada imagen, por su diminuta figura es una de las más pequeñas en el mundo, se halla en Bolivia y ahora luce restaurada


La pequeña imagen de la Virgen del Calvario de Letanía, que mide unos 4,5 centímetros y es considerada una de las vírgenes más pequeñas del mundo a las que se rinde una notable devoción colectiva, luce restaurada para revalorizar el patrimonio cultural de Bolivia.

El Ministerio de Culturas de Bolivia presentó este miércoles la imagen restaurada de esta virgen que se venera en Viacha, una localidad a 28 kilómetros de La Paz.

“Se recuperó la originalidad de la hechura de la pequeña escultura de la Virgen del Calvario de Letanía realizada con mucho amor y devoción, se espera que la población cumpla con su cuidado”, manifestó la especialista de restauración del Ministerio, Rosa Rodas, en un comunicado.

Los especialistas realizaron una “evaluación técnica” del estado de conservación de la imagen en sus materiales originales y limpiaron la pequeña escultura “devolviendo el color en los sectores perdidos”, según el boletín.

Estado que presentaba la diminuta imagen, antes de ser sometida a un cuidado trabajo de restauración.

Rodas manifestó que la estructura metálica que es parte de la imagen fue reforzada para darle más “solidez”.

La pequeña imagen tallada en madera se encontraba deteriorada por el “frotamiento” constante, que afectó a su pequeño rostro, la nariz y parte de la frente, que asumen que fue a causa del constante cambio de ropa y el colocado de la corona en su diminuta cabeza.

La imagen fue entregada en un acto en La Paz por el viceministro de Interculturalidad de Bolivia, Juan Carlos Ballivián, al templo de Viacha, según el comunicado.

Ballivián manifestó que el objetivo de su restauración fue revalorizar el patrimonio cultural y recuperar “su trascendido simbólico”, que es “único en su género” por características como el sincretismo religioso y cultural, según el boletín.

Los devotos agradecieron el trabajo de restauración y destacaron que es “la más pequeña” que está en la memoria de los pueblos indígenas.

La pequeña imagen de la Virgen del Calvario de Letanía, que es venerada en Bolivia.

La tradición cuenta que en el siglo XIX la Virgen se apareció a una pastorcita para defenderla de un ataque de serpientes y al día siguiente, cuando la joven volvió al lugar acompañada de un grupo de campesinos, encontraron la pequeña imagen tallada, algo que fue considerado un milagro por los pobladores del altiplano.

La capilla está ubicada en la cima del cerro de las Letanías, en Viacha, donde cientos de feligreses llegan cada 13 de julio para celebrar su festividad.

En 2018, el Ministerio de Culturas realizó la catalogación de las reliquias y pertenencias de esta pequeña Virgen. Además, el año pasado la imagen fue propuesta por las autoridades bolivianas para que sea reconocida como la más pequeña del mundo por los récords Guinness. EFE






Comentarios