Este viernes dio inicio un plan de obras en el predio, que deberá estar operativo en seis meses


La zona franca de venta minorista que deberá comenzar a funcionar el año próximo en la ciudad fronteriza de La Quiaca, estará habilitada para la venta de automotores y motocicletas de origen extranjero a residentes jujeños. También se podrá comercializar alimentos, bebidas, joyas, insecticidas y ropa, entre otros varios rubros.

La maratón de anuncios y presentaciones que encabeza por estos días el gobernador Gerardo Morales, lo llevó este viernes a la ciudad fronteriza, donde se realizó el acto del inicio de obras de la segunda zona franca habilitada para la provincia y cuyo manejo estará a cargo de la empresa estatal Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (Jemse), la constructora Jumi y la firma Telinfor.

Habilitada por decreto del presidente Mauricio Macri en febrero de 2018, la zona franca se ubicará en un predio de 50 hectáreas sobre la Ruta Nacional 9, en el sur de La Quiaca.

En representación del Gobierno nacional asistió al acto el subsecretario de Facilitación del Comercio, del Ministerio de Producción y Trabajo, Pablo Agustín Lavigne.

“Llegamos a este punto con un trabajo que ha llevado veintisiete años de idas y venidas, de situaciones que hicieron fracasar el proyecto”, dijo Morales, y explicó que “habrá exención de impuestos nacionales y provinciales, y de aranceles de importación y exportación“, ventajas que hacen que haya, por ejemplo, empresarios chinos interesados en invertir aquí y por ello presenciaron el acto.

En este sentido, estimó que el plazo para la realización de los trabajos será de unos seis meses e incluyen el cercado perimetral, la conexión de servicios básicos y la puesta en funcionamiento de una planta de energía solar en el predio.

Las autoridades que encabezaron el acto de inicio de obra de la segunda zona franca de Jujuy, ubicada sobre la Ruta Nacional 9, km 3, en la zona sur de La Quiaca.

Destacó a la vez que en el país sólo hay tres zonas francas habilitadas con venta minorista, que son las de Iguazú, en Misiones; la que se está montando en Río Gallegos (Santa Cruz), y la de Jujuy, “única ubicada en zona limítrofe”, hizo notar.

De acuerdo al listado presentado, en el predio de la zona franca de la La Quiaca se podrá comercializar equipos acumuladores distribuidores eléctricos por sistema solar, eólico u otros; alimentos, bebidas, dispositivos para la salud, artículos para viaje, prendas de vestir, muebles, perfumes, cosméticos, joyería y artículos de librería.

Además, tanto los turistas como los compradores jujeños podrán adquirir material y equipamiento para la construcción y vivienda, insecticidas, fungicidas, electrodomésticos, tecnología, juguetes, juegos, artículos de entretenimiento y deportivos, ferretería y tabaco elaborado.

También está previsto que se comercialice “autos importados”, que normalmente ingresan al país con un arancel del 45%, acotó Morales y en La Quiaca “van a quedar libres de ese porcentaje y de IVA; así, los aranceles a eximirse llegan al 75%”.

El sistema de compra habilitará a cada persona a gastar 600 dólares, acumulables por grupo familiar, hasta con una extensión de cuatro meses; en el caso de los autos se va a permitir acumular hasta ocho meses, según se especificó en el acto.

Como requisitos para poder comprar en el predio se deberá acreditar una residencia mínima de dos años en Jujuy, con una circulación luego restringida al ámbito de la provincia. El cupo inicial de venta de autos alcanzará las 4.000 unidades en el primer año y se irá incrementando anualmente según una escala tabulada en los instrumentos de habilitación.




Comentarios