Brasil fue uno de los países más golpeados por la pandemia del coronavirus, incluso en su país se generó una de las variantes más contagiosas como la de Manaos. En ese marco, la preocupación vuelve a crecer tras detectar seis casos de la cepa Ómicron y varios estados empiezan a poner restricciones, con cancelaciones de tradicionales festividades.

En ese marco, la ciudad de Río de Janeiro anunció que suspenderá su tradicional fiesta de fin de año ante la llegada de la nueva cepa al país. A través de su cuenta de Twitter, el alcalde de la metrópolis brasileña, Eduardo Paes, anunció que “con tristeza” tomó la decisión de cancelar los clásicos festejos con música y fuegos artificiales con el argumento de que no cuenta con “la garantía de las autoridades sanitarias”.

“Respetamos la ciencia. Como son opiniones divergentes entre comités científicos, nos quedaremos siempre con la más restrictiva. El Comité de la alcaldía dice que se puede. El del Estado dice que no. Entonces no se puede”, añadió el mandatario de esa ciudad.

Brasil ya anunció que detectó seis casos de coronavirus en todo el país, incluso en estados que son fronterizos con Rio Grande Do Sul. En total tiene tres en Sao Paulo, dos en Brasilia y uno en Porto Alegre. Mientras tanto, cerró sus fronteras aéreas desde el lunes a seis países de África (Sudáfrica, Botsuana, Esuatini, Lesoto, Namibia y Zimbabue).

La duda sobre el Carnaval en Río de Janeiro

Con la expectativa de lo que pasará con los casos de la flamante variante, las autoridades de la ciudad no pueden confirmar que se va a realizar el Carnaval Carioca, otra de las festividades que son características de esta época del año. “Faltan tres meses para el Carnaval (...). Yo sigo a la ciencia siempre. Ojalá no haya que cancelar también el Carnaval”, explicó el alcalde.

Crecen las dudas sobre qué pasará con el carnaval carioca que se celebra en Río de Janeiro por la variante Ómicron (AP).

La tradicional celebración que se lleva a cabo entre el 25 de febrero y el 1 de marzo está condicionada por lo que pasará con la situación epidemiológica de Brasil. Ya durante el año pasado, no salieron por el Sambódromo los desfiles mientras el país aumentaba la cantidad de casos.