La agencia meteorológica de Indonesia, alertó que este martes se produjo un sismo submarino de magnitud 7,3, el cual repercutió en las costas de la Isla de Flores de aquel país asiático, provocando una alerta de tsunami.

Asimismo, el Servicio Geológico de los Estados Unidos informó que este sismo se presentó a una profundidad de 18,5 kilómetros por debajo del mar. Su epicentro estuvo a 112 kilómetros al norte de la localidad de Maumere, la segunda ciudad má grande la la Isla de Flores, situada en la provincia de Nusatenggara Oriental.

Alerta de tsunami

Momentos después, el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, ubicado en Hawái, emitió una alerta regional de tsunami a partir de este sismo de magnitud 7,3.

Por el momento, no se registran reportes de víctimas o daños. Así lo confirmó el jefe del distrito de Flores Timur, Anton Hayon.

El propio Hayon declaró: “Pedimos a la gente en las zonas costeras que se aleje de la línea de playa, especialmente en el lado norte (...) ya que hubo un gran tsunami allí en 1972″.

Para luego añadir que la población está capacitada en estos tipos de desastres y sabe qué hacer, por haber participado en simulacros de tsunamis.

Asimismo, Abdul Muhari, el portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, manifestó que los residentes de la zona percibieron un fuerte sismo. A su vez, imágenes televisivas mostraron cómo las personas salían corriendo de los edificios.

Las características sísmicas de Indonesia

Este país asiático es un gran archipiélago habitado por 270 millones de personas y resulta una zona propensa a los sismos.

Así también se ve afectado por erupciones volcánicas y tsunamis, debido a que se sitúa en lo que se conoce como la zona del “Anillo de Fuego”, una parte de las costas del Pacífico que se caracteriza por concentrar algunas de las regiones volcánicas y sísmicas más notables del mundo.

La región donde se sitúa Indonesia es propensa a sufrir sismo, erupciones volcánicas y tsunamis. Twitter @Radio_Formula Foto: @Radio_Formula

Cabe recordar que el último gran terremoto que tuvo lugar en Indonesia, se dio en enero de este mismo año, con una magnitud de 6,2 y que terminó ocasionando 105 víctimas fatales, además de 6.500 heridos, en la provincia de Célebes Occidental.