Se viven horas de desesperación en la región del sur de Asia, más precisamente en Filipinas, donde se registró el tifón Rai, por el cual ya se confirmaron al menos 208 personas fallecidas.

Según la Cruz Roja del país, lo que está sucediendo es una “completa carnicería”. Mientras tanto, el territorio de las Filipinas quedó sumamente devastado.

Las cifras oficiales tras el paso del tifón Rai en Filipinas

Las autoridades de aquel país, que abarca a más de 7.000 islas, informaron el deceso de 208 personas a causa del tifón Rai y se reportan 239 personas heridas y 52 desaparecidas.

De esta manera, se cumple lo que estaba estipulado, cuando días atrás las propias autoridades habían pronosticado que la cifra de muertes podía “aumentar considerablemente” con el transcurso de las horas.

En las regiones devastadas por el tifón Rai, se están haciendo esfuerzos para mantener a la población con agua y alimentada. Foto: Dave Responte

Actualmente se están haciendo los esfuerzos de búsqueda de personas entre los escombros de los edificios y construcciones destruidas por el tifón, así como también los intentos por mantener los suministros de agua y comida para los supervivientes.

El registro del tifón Rai en Filipinas

Además de las cifras otorgadas por las autoridades sobre las 208 muertes, los 239 heridos y las 52 personas desparecidas, trascendieron las cifras del tifón registrado este jueves pasado en cuanto su intensidad: fueron vientos de 195 kilómetros por hora y ráfagas de 270 km/h., lo que lo convirtió en uno de los fenómenos naturales más imponentes de los últimos años en la región.

Asimismo, la propia Cruza Roja del archipiélago asiático calificó lo sucedido como una “completa carnicería”, con infraestructura en la zona golpeada “hecha trizas”.

Por el tifón Rai, tuvieron que ser evacuadas más de 300.000 personas, tanto de sus hogares como de los hoteles ubicados en la zona costera. A su vez, hubo cortes del servicio eléctrico y de las comunicaciones.

También se registraron derribos de postes de luz y techos arrancados que volaron varios metros de distancia.

Las autoridades del país ya desplegaron ayuda mediante miles de policías, militares, bomberos y guardias costeros a fin de poder asistir a las víctimas.

Bomberos, policía, militares y guardas costeros asisten a las víctimas del tifón Rai. Foto: @AristeguiOnline

A su vez, está siendo utilizada maquinaria pesada, tales como tractores y retroexcavadoras, para poder desbloquear carreteras afectadas.

El gobernador de la isla, Arthur Yap, declaró el estado de emergencia de la región. A su vez, se hizo una evaluación aérea de los daños que sufrió la zona ubicada al norte de Bohol, donde quedó “muy clara” toda la devastación ocurrida.

Las islas de Dinagat, Siargao y Mindanao también se vieron fuertemente afectadas por el tifón Rai.

Antecedentes de fenómenos naturales en Filipinas

Este resulta ser el decimoquinto tifón en lo que va del 2021 en Filipinas, pero en el caso de Rai, llegó a pasar por un total de nueve islas, donde provocó graves destrozos y gran cantidad de pérdidas humanas.

Arlene Bag-ao, gobernadora de Dinagat, se refirió a que este tifón “es una reminiscencia similar o peor” respecto al supertifón de Haiyan del año 2013.

Cabe recordar que Haiyan fue el ciclón más mortífero que ha tenido lugar en Filipinas, con un saldo superior a las 7.300 personas muertes o desaparecidas.

Filipinas está ubicada en una región del mundo conocida como el “Cinturón de fuego” o también “Anillo de fuego”, la cual se ve afectada por este tipo de fenómenos naturales, además de erupciones volcánicas y tsunamis.

Los destrozos materiales que afectaron a la región por el paso del tifón Rai. Foto: @AgenciaTelam

Sin embargo, según científicos, advirtieron que los tifones se están volviendo cada vez más intensos, fortaleciéndose rápidamente, y que esto responde al efecto del cambio climático.

A su vez, detallaron que el tifón Rai afectó tardíamente a Filipinas, dado que la temporada de tifones se da en el país entre julio y octubre.

Este sábado pasado, Rai ya se fue alejando de tierras filipinas para adentrarse al mar de China Meridional, y para el domingo ya se situaba en las costas de Vietnam, con dirección hacia el norte.