Manny Pacquiao, leyenda del boxeo, será candidato a presidente de Filipinas en 2022. Actualmente, el ex púgil es Senador y su lanzamiento será representando al Partido Democrático Filipino-Poder Popular, conocido como PDP-Laban.

//Mirá también: Lionel Messi comienza su reinado en el Parque de los Príncipes

Nacido en 1978, Pacquiao es el único boxeador profesional que se coronó campeón del mundo en ocho categorías de peso distintas. Ya declaró que acepta la postulación, según el diario digital Rappler, citado por la agencia de noticias Sputnik.

Soy un luchador y siempre seré un luchador dentro y fuera del ring’', dijo Pacquiao, de 42 años, en su discurso. ”En nombre de nuestros compatriotas que durante mucho tiempo han deseado el cambio correcto en el gobierno, espero de todo corazón, con valentía y humildad su apoyo’', agregó.

Pacquiao, una leyenda del boxeo.

Otra facción del partido nominó a principios de este mes al presidente Rodrigo Duterte como su candidato a vicepresidente, y al senador Bong Go, excolaborador de Duterte, como su candidato presidencial.

La candidatura presidencial de Pacquiao complica al postulado por Duterte, ya que el boxeador dividiría los votos en la isla sur de donde proceden ambos, abriendo la puerta a figuras de la oposición. Pacquiao salió quinto entre los 15 posibles candidatos presidenciales en una encuesta realizada tres meses atrás por PulseAsia.

Duterte, a quien la Constitución prohíbe buscar un segundo mandato de seis años, aceptó la nominación, pero Go se negó a presentarse a la presidencia.

El presidente lanzó una brutal campaña contra las drogas y dijo la semana pasada que preferiría “morir primero’' antes de enfrentarse a un tribunal internacional, un día después de que la Corte Penal Internacional anunciara que investigaría las denuncias de crímenes de lesa humanidad vinculados a la represión que ha dejado miles de muertos.

//Mirá también: Otro escándalo en la Ligue 1: invasión de campo, corridas y heridos en Lens vs. Lille

Su camino en la política de Filipinas

Manny Pacquiao es senador desde 2016 y también se desempeñó como congresista. Llegó a ser un aliado del actual presidente Duterte y defendió la guerra contra el narcotráfico y también respaldó el regreso de la pena de muerte.

En el último tiempo, enfrentó a la administración actual por supuesta corrupción y su postura en el Mar del Sur de China, en medio de una fractura en el partido gobernante.

Necesitamos progreso, necesitamos ganar contra la pobreza, necesitamos que el gobierno sirva a nuestra gente con integridad, compasión y transparencia. Estamos hartos de las promesas de cambio”, enfatizó Pacquiao, quien podría retirarse como boxeador profesional tras la dura derrota contra el cubano Yordenis Ugás en agosto pasado.

Con información de AP.