Cada vez que llega Semana Santa, se pueden ver locales y supermercados abarrotados de huevos de chocolate de Pascua, en un sinfín de colores y variantes, con caramelos, juguetes y bombones de relleno. Sin embargo, ¿cuál es la razón por la que comemos huevos de chocolate el domingo de Pascua?

Si bien existen varias versiones, la más extendida afirma que la tradición remonta al siglo IV. En aquella época la Iglesia no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Sin embargo, las gallinas seguían poniéndolos, por lo que las personas debían guardarlos hasta el domingo de Resurección, cuando ya estaba permitido el uso de esa abundancia y se ofrecía una cesta de huevos frescos como regalo.

Además, el huevo se asocia principalmente como símbolo de fertilidad y vida. Los antiguos germanos celebraban, al producirse el equinoccio de primavera, la festividad de Ostara. La finalidad, era dar la bienvenida a la luz que renace y a la vez despedir el frío y el invierno. Por eso representaba el renacimiento de la naturaleza, donde los huevos simbolizaban la luz del sol. Hay que tener en cuenta que en el hemisferio norte esta fecha llega poco después del comienzo de la primavera.

Qué pasa con los conejos de Pascua

Además de los huevos, también es muy común que durante las Pascuas se regalen conejos de chocolate.

De acuerdo al cristianismo, un conejo que quedó atrapado en la tumba sería el primer ser vivo testigo de la resurrección de Jesús. Por esa razón, anunció la noticia a los niños del mundo en la mañana de la Pascua. Es por eso que este animal es el portador del huevo de chocolate.

Figuras de chocolate (Archivo)

Cómo hacer huevos de Pascua caseros

Los ingredientes básicos que vas a necesitar son:

  • Chocolate cobertura
  • Moldes de huevos de pascua o figuras de Pascua
  • Confites, caramelos o juguetes para incluir dentro del huevo
  • Glasé real o chocolate para decorar
  • Manga y boquilla

Paso a paso

  • Primero derretí el chocolate
  • Luego hay que higienizar los moldes y dejar enfriar el chocolate
  • El momento de desmoldar el chocolate es dificil, pero no imposible. Sobre una superficie plana, girá el molde con un golpe seco y el chocolate se va a desprender solo.
  • Ahora, agregá confites, frutos secos, caramelos o juguetes en su interior.
  • Para unir las caras del huevo deberás derretir más chocolate, esparcirlo por los bordes y unir ambas partes. Dejarlo reposar en ambiente seco.
  • Finalmente, se puede decorar con glasé de colores o con otros tipos de chocolate, utilizando manga con boquilla de diferentes formas.