Desde el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (IMAS) informaron que ante una nueva bajante brusca del Río Iguazú, sacaron de funcionamiento la toma de agua del río Iguazú desde las 7 de la mañana. Por este motivo, se solicita a la comunidad cuidar el agua potable.

Asimismo, el equipo de operarios de IMAS logró estabilizar las bombas en la balsa y comenzó con el bombeo de agua cruda hacia la planta potabilizadora.

Solicitaron a la comunidad en general poner especial atención en el cuidado del agua ya que se perdieron 6 horas de producción que provocaron la pérdida de presión en la red de distribución y algunos barrios se verán afectados, sobre todos las zonas altas que reciben el líquido vital por bombeo.

La planta potabilizadora funcionó con el caudal de agua que toman del arroyo Mboca-í y produjo 200 metros cúbicos por hora de agua potable.