Las fiestas se desarrollaban en el barrio Los Trabajadores y en la aldea mbya Itá Poty de Puerto Iguazú sin los protocolos de bioseguridad correspondientes: barbijos, distancia social y desinfección del ambiente.

Las autoridades Judiciales y la Policía de Misiones detectaron y clausuraron los eventos con aglomeración de personas que estaban infringiendo las prohibiciones establecidas en el decreto 297/20.

El primer procedimiento tuvo lugar en el barrio Los Trabajadores alrededor de las 23.30 del sábado, en una propiedad privada se desarrollaba una fiesta clandestina. La policía llegó al lugar, constató la presencia de más de treinta personas y clausuró el evento clandestino.

En tanto en la Aldea Itá Poty, ubicada en las 600 hectáreas de Iguazú, las autoridades intervinieron cuando constataron la concentración de más de 150 personas, que escuchaban música a alto volumen y no cumplían todos los protocolos sanitarios establecidos. Se hizo terminar la reunión y la aglomeración de personas.

En ambos procedimientos fueron notificados los responsables y se desarticularon las reuniones.