El Instituto Misionero de Agua y Saneamiento, encargado de suministrar de agua potable a la ciudad de Puerto Iguazú, emitió un comunicado en el que exponía sobre una bajante en el caudal de agua del Río Iguazú, ante maniobras de represas brasileñas. Esta situación podría afectar el suministro del servicio del líquido vital en la ciudad de las Cataratas.

“Debido a la bajante abrupta del río Iguazú se comenzaron las maniobras de la puesta en marcha de la carga al cárcamo desde la balsa instalada frente al mismo. Lo que producirá una merma en la producción hasta que el cárcamo alcance el nivel de activación total de los equipos de bombeos de agua cruda a la planta”, indica el comunicado.

La bajante del agua dejó fuera de servicio la toma de agua y una cuadrilla del IMAS trabaja en colocar la balsa de succión en el sector más profundo del río para que las puedan comenzar a extraer agua cruda para elevarla a la planta potabilizadora. “Por esto se recomienda el cuidado y el uso racionalizado del agua ya que se desconoce el tiempo en el que el río se mantendrá en estos niveles”, dicta el documento.

Según los datos de la Prefectura Naval Argentina en la jornada del jueves la altura del río era de 8.90metros y este viernes el registro fue de 6.2 metros, una reducción de casi tres metros en menos de 24 horas