Desde la implementación de la figura en el Código Penal la Policía debió articular formas de proceder ante este delito. En mayo, en el norte de Misiones, se detuvo a más de 31 hombres.


La violencia de género es acarreada por estructuras familiares con eje en el patriarcado y por ende, la lucha por su erradicación comprende a distintos estratos sociales. Sin embargo, la Policía cumple un rol fundamental en la prevención del delito en tanto estos cambios culturales se propician.

La Policía de Misiones a través de sus distintas comisarías de las mujeres vienen trabajando fuertemente en la aplicación de la Ley en torno a la violencia de género. Por ello, tras un relevamiento, informaron que solamente en el mes de mayo del 2019 se detuvo a más de 31 hombres en Iguazú, Andresito y Esperanza. 18 de ellos fueron liberados en un plazo corto de tiempo mientras que el resto aún permanece tras las rejas.

Sin embargo la problemática aún está encarnada en el seno de muchas familias ya que según informan desde la Fuerza las cifras continúan siendo alarmante. Con base a las denuncias recibidas se puede constatar de la existencia latente en la sociedad sin mencionar a todas aquellas víctimas que no se atreven a dar el paso judicial denunciando a sus parejas, novios, esposos u hombre que las violenta.

Por otra parte, el hecho de que en un mes se hayan detenido a 31 hombres, demuestra que la denuncia puede derivar en una ayuda para la víctima, aunque lamentablemente también es alarmante el número de casos de violentos que no respetan las órdenes de restricción impuestas por los jueces e incurren nuevamente en el delito.




Comentarios