En el marco de la pandemia por COVID-19 que azota al mundo, el trabajo brindado desde el servicio de salud, intensificó la atención por el consecuente impacto negativo sanitario. En ese sentido la situación socioeconómica de la población en general y, principalmente, en aquellos sectores en mayor situación de vulnerabilidad de derechos de nuestra sociedad.

En virtud de ello, los dispositivos de asistencia municipal que se desarrollaban previamente a la situación pandémica, aumentaron de forma exponencial y ello sobrecargó cuantitativamente las labores diarias del personal sanitario que presta servicios en relación directa con vecinos que diariamente asisten a los diez Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS) y a demás dispositivos asistenciales que posee la Municipalidad, sumado a que, desde el principio de la pandemia no han cesado en la prestación de sus labores diarias.

En las últimas horas, el Ejecutivo Municipal anunció que otorgará, a partir del mes de julio, un adicional por las funciones descriptas y por el riesgo de dichas tareas, que abarca al personal de salud municipal contratado y de planta permanente que, de forma presencial y habitual, preste servicios en Centros de Salud Municipales y/o en dispositivos asistenciales similares, durante la totalidad de los días hábiles y con una jornada de trabajo mayor a veinte horas semanales.

Asimismo, se otorgará el derecho al goce de una licencia por profilaxis por un período de siete días corridos para el personal que cumpla con las funciones detalladas.

Dichas medidas se suman a la actual gestión del bono para el personal de salud que otorga el Estado Nacional, que se encuentra en período de carga al sistema y esperando resoluciones concretas por parte de los organismos correspondientes.