La tensión no cesa en Formosa y este viernes se sintió fuerte en los centros de aislamientos dispuestos por el Gobierno de Gildo Insfrán. Allí, varias personas denunciaron estar siendo retenidas, aún sin estar contagiadas, haciendo caso omiso a la resolución de la jueza federal Belén López Macé, quien ordenó la libre circulación en la provincia.

El documento de la magistrada surgió al dar lugar a una presentación de los senadores Luis Naidenoff y Martín Hernández, tras el endurecimiento de las medidas de control vigentes. El habeas corpus de los funcionarios solicitaba que se “libere y reestablezca la libertad ambulatoria de todas las personas que se encuentran aisladas por haber ingresado a la provincia y cuentan con PCR negativo en cumplimiento a la norma federal DNU 168/21”.

Para López Macé, el Gobierno formoseño: “Somete a la población a un aislamiento obligatorio en centros, restringiendo la libertad ambulatoria de manera irrazonable e ilegal, violando normas constitucionales, desobedeciendo y desconociendo normas federales que se encuentran vigentes en todo el territorio nacional”.

La magistrada le dio 72 horas al Gobierno de Insfrán para presentar un protocolo y adecuarse a la medida. No obstante, la fiscal de estado provincial, Stella Maris Zabala, adelantó que apelará el fallo y aseguró que aún no está firme. “Reafirmamos los protocolos vigentes, marcando que los mismos iban a continuar porque es una facultad que detenta constitucionalmente la provincia de Formosa”, indicó a la agencia Angerfor.