El estado de los centros de aislamiento contra el Covid-19 y luego la manifestación para rechazar la decisión del gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, de volver a la Fase 1 hicieron que la situación de esa provincia se cole en la agenda nacional. Tal es así que el propio presidente Alberto Fernández salió a respaldar al mandatario formoseño ante las criticas de la oposición.

El gobernador de Formosa, Gildo Insfrán. (LFA)LFA

Fernández se reunió este lunes en Casa Rosada con Insfrán y lo respaldó tras la revuelta social que terminó con decenas de heridos y 92 detenidos. No obstante, el presidente criticó la “violencia institucional” al referirse a la represión policial contra manifestantes.

Ahora bien, el caso de Formosa generó nuevas tensiones entre el oficialismo y Juntos por el Cambio en un año en el que se celebrarán las elecciones primarias.

Impacto en las PASO

En diálogo con Vía País, tres analistas políticos se refirieron a la crisis en Formosa y repudiaron los hechos de violencia en la provincia norteña, aunque consideraron que no tendrá un gran impacto en los resultados de las PASO.

“No creo que afecte en las elecciones. Primero habría que ver cuánto del tema Formosa llega a octubre, es un tema repudiable pero en 48 horas pierde su efecto sobre la opinión pública. Claramente este tipo de cosas tienen un efecto de desgaste, porque además se mete con una cuestión de la actividad económica; el Gobierno está entre la espada y la pared, porque no quiere comprarse problemas y, por otro lado, cuando Insfrán se convierte en tema nacional empieza a ser un problema. Ahora la pelota la tiene Insfrán”, dijo Carlos Fara.

En tanto, el analista Jorge Giacobbe coincidió en que la situación en Formosa no influirá en los resultados de las PASO a nivel nacional y opinó que “el 35% que es kirchnerista siempre va a encontrar un argumento para minimizar este tipo de cosas”

Y agregó: “Lo de Formosa es un horror y delata cuan diferente opera un administrador de lo público respecto a un macho alfa de lo público ante el reclamo y la disidencia”.

En esa misma línea, Lucas Romero explicó que “es un episodio que probablemente sea de gravead para quienes viven en Formosa, pero en términos de alcance no veo que sea un tema que modifique sustancialmente el comportamiento electoral”.

Sin embargo, destacó que el Gobierno paga un “costo reputacional”, debido a que el Gobierno no quiere “protagonizar un conflicto con uno de sus miembros”. Asimismo, puntualizó que “es una coalición de gobierno por necesidad más que por afinidad”.

Por último, Romero analizó el electorado que votó en 2019 a Alberto Fernández y consideró que ese 20% que se reconoce como “votantes independiente y no ideologizados que quisieron terminar con el gobierno de Mauricio Macri” es el electorado que “está perdiendo” el presidente con episodios como el de Formosa.

Insfrán es gobernador desde 1995, pero en los dos mandatos anteriores (desde 1987) fue el vice de Vicente Joga. Accedió a su séptimo mandato consecutivo en 2019, cuando fue reelecto al obtener el 75,03% de los votos.