En una clara censura previa, el gobierno de Formosa busca evitar la contextualización de preguntas de periodistas críticos en los micrófonos y con las cámaras de Red de Medios de Comunicación pública de la provincia.

La explosión de casos de violaciones a los derechos humanos en los centros de aislamiento del gobierno a nivel internacional con denuncias que llegarán a la ONU debido a la absoluta ausencia de los organismos nacionales y el propio presidente, Alberto Fernández, causó que el gobierno de Gildo Insfrán optara por censurar a la prensa local.

Con la excusa del bloqueo sanitario, no pueden ingresar los medios nacionales por lo que la única herramienta son los periodistas locales, herramienta de comunicación que ahora intentan restringir.

Desde ayer solo se pueden realizar cuatro preguntas por medios de la ciudad de Formosa y dos preguntas por medios del interior. En la capital de la provincia hay muchos más medios pero la mecánica implementada por el gobierno les pasa a los periodistas el descartarse entre ellos mismos.

Es decir, son los propios periodistas los que se deben seleccionarse entre ellos para realizar las cuatro preguntas y dejar afuera al resto. Además deben realizarse por escrito y antes que empiece la conferencia por lo que si surge alguna pregunta en el desarrollo de la conferencia la misma no puede realizarse.