El Dr. Mario Romero Bruno, director del Hospital Central de Formosa en integrante del Consejo de Atención integral COVID 19 recordó las distintas barreras a tener en cuenta para impedir la entrada del virus. Dijo que, un virus puede pasar una barrera, pero si ponemos varias capas de barreras, la posibilidad de contagio es mínimo.

Las comparó con las repetidas inundaciones que sufre Formosa a causa de las cíclicas crecidas del Río Paraguay. En 1983 el nivel llegó a los 10,73 metros, marca histórica. “Lo que estamos haciendo es poner barreras cada vez más altas. Eso en lo que permite que hoy que como el agua no estemos inundados como está ocurriendo en otros países. Las medidas de protección son para frenar la propagación comunitaria y el contagio masivo de esta pandemia en la provincia”, puntualizó.

La República del Paraguay, la provincia del Chaco siguen notificando gran cantidad de casos. Esto, no solo produce daño económico, sino la pérdida de vidas. El temor que manifestó el profesional es que, ahora, se está viniendo la segunda ola, peor que la primera, que está arrasando con todo.

En estas circunstancias, debemos saber cómo protegernos. La primera defensa es el lavado frecuente de manos con agua y jabón durante 40 a 60 segundos. Si vamos a estar en contacto con otras personas diferentes al grupo conviviente, a eso tenemos que sumarle el uso correcto del barbijo y la distancia de dos metros. En interiores, el ambiente debe estar ventilado, ventanas abiertas y, en lo posible, reuniones cortas. Cuanto menos duren las reuniones, cuanto menos estemos en lugares cerrados como supermercados, se reducen las posibilidades de transmisión. Estas cinco medidas preventivas, tenemos que seguir manteniendo, aunque la población esté vacunada, hasta tener una inmunidad de rebaño que se dará cuando la vacunación llegue al 70 por ciento, aconsejó Romero Bruno.