La ONG internacional criticó la respuesta del Subsecretario de Recursos Naturales de la Provincia quien los acusó de ser una organización política y no ambientalista.


Greenpeace respondió a las declaraciones del Subsecretario de Recursos Naturales de la provincia de Formosa, Hugo Bay, que acusó a la organización de ser “políticos y no ambientalistas” y de no haber participado de las audiencias públicas realizadas por el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de la provincia.

La ONG ambiental sobrevoló la provincia documentando los desmontes

“Las imágenes del sobrevuelo y los datos que difundimos la semana pasada dan cuenta en forma precisa de la ubicación y extensión de los desmontes realizados en la provincia durante la cuarentena, lo que demuestra la falta de control y voluntad para proteger los bosques, aún en esta situación de emergencia”, señaló Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Greenpeace acusó al gobierno de ser cómplice del daño ambiental

“Es ridículo que nos acusen de intencionalidad política cuando los datos que incluimos sobre la deforestación desde la sanción de la Ley Nacional de Bosques, son del Ministerio de Ambiente de la Nación”. A su vez, Greenpeace como institución, tiene estrictos pilares que definen sus valores, misión, y compromisos, entre ellos, el principal es la independencia política, económica y que no aceptamos donaciones ni presiones de gobiernos, partidos políticos ni empresas, aclaró.

La vocera desmintió además que la organización haya estado ausente de las instancias de construcción del OTBN y recordó el envío de documentación con observaciones en el que se indicaba que el mismo es inconstitucional.

La provincia nunca respondió los informes y cartas enviadas por Greenpeace

“La provincia nunca respondió los informes y cartas enviadas por Greenpeace”, dijo Cruz. “El Ordenamiento Territorial de Formosa incluyó casi el 75 por ciento de la superficie boscosa en Categoría III (verde), que es definida por el artículo 9 de la Ley de Bosques como “sectores de bajo nivel de conservación que pueden desmontarse parcialmente o en su totalidad”. Esto claramente es contrario al espíritu de la Ley y del artículo 41 de la Constitución Nacional”.

Según datos oficiales, Formosa casi cuadruplicó los desmontes desde la aprobación de la norma. “Las declaraciones del funcionario, que buscan desacreditar a la organización, sólo confirman que no piensan cambiar el rumbo ni proteger los bosques, sino que van a seguir promoviendo la deforestación, a pesar de que quedó demostrado que no trae progreso”.

Por otra parte, Greenpeace presentó un amparo contra la provincia de Formosa para que se ordene la efectiva conservación y preservación del hábitat de la especie Yaguareté en el Gran Chaco Argentino que permita que dicha especie, de la cual solo quedarían 20 individuos en la ecorregión, pueda seguir existiendo, gozar de sus ecosistemas, manteniendo sus planes de vida, salud, bienestar, alimentación, libertad, reproducción y seguridad.

Esto implica que se establezca judicialmente la obligación de “Deforestación Cero” en los territorios que habita la especie Yaguareté en la ecorregión del Gran Chaco argentino, entendiéndose por tal la no autorización de desmontes (cambio de uso de suelo) y proyectos de ganadería intensiva en dichas áreas, independientemente de las zonificaciones y limitantes establecidas por los Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos de las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco.




Comentarios