El mandatario vaticinó un rebote rápido para la actividad, pero no arriesgó fechas. Tenemos la oportunidad de diseñar un país más justo, dijo.


El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que es una mirada “centralista” la que sostiene que la Argentina está todavía en una cuarentena muy restrictiva, cuando con excepción de algunas jurisdicciones el país ya “se está poniendo en marcha” y agregó que espera que esto tome velocidad cuando la situación mejore en el Área Metropolitana de Buenos Aries.

“El país centralista piensa que tenemos una cuarentena en toda la argentina que impide producir y desarrollarse. Y la verdad es que cuando uno mira el mapa el problema queda circunscripto a la Ciudad de Buenos Aires, a sus alrededores, al Chaco y a Córdoba en menor medida”, dijo el Presidente.

Y, en una conferencia de prensa brindada en Formosa, indicó que “el resto del país está retomando la actividad normal dentro de la nueva normalidad que nos obliga a andar con barbijos y tener distanciamiento”, dijo Fernández.

El jefe de Estado aseguró su gobierno “evitó que la economía se derrumbe como se ha derrumbado en muchas partes del mundo y que con ello se derrumbe el empleo. Somos uno de los cinco países que más ha preservado el empleo en la pandemia”.

Fernández aseguró que tiene la expectativa que “cuando esto pase, todo empiece a funcionar a gran velocidad”. Y agregó que el Estado ha ayudado a 250.000 empresas que se inscribieron en el programa de Asistencia para el Trabajo y la Producción (ATP).

El mandatario brindó una conferencia de prensa acompañado por el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán; y los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Interior, Wado de Pedro; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Vivienda, María Eugenia Bielsa.

“Una Argentina desigual”

Néstor Kirchner había viajado el 28 de mayo de 2003 a Formosa, a tres días de haber asumido, para firmar el “Pacto de Reparación Histórica del Norte Argentino”, que fue trabajado por Fernández como jefe de Gabinete e Insfrán como gobernador de la provincia.

“Néstor tenía una obsesión que no es distinta a la que yo tengo. Él decía, qué país injusto hicimos los argentinos. Y su mayor obsesión era terminar con la injusticia en el norte. Él decía que la Argentina había sido diseñada para que el puerto de Buenos Aires fuera el epicentro de todo y de allí salían rutas y vías ferroviarias para que lleguen las riquezas del interior y en ese juego había un centro del país que era próspero, crecía y vivía en la abundancia y había un norte sistemáticamente explotado y olvidado por ese centro”, dijo Fernández.

Fernández consideró que durante cuatro años el gobierno de Mauricio Macri “se olvidó” de Formosa y aseguró que él e Insfrán, que es gobernador de forma ininterrumpida desde 1995 de la provincia norteña, van a “volver a poner de pie y en marcha” a la provincia, porque la Argentina “la necesita”.

“Yo digo quiero a Formosa porque conozco a Gildo. Y lo conozco en su dimensión política pero también humana. Todos los que abrazamos la política lo hacemos por un tema central: ver de qué modo el ser humano vive mejor, progresa y se desarrolla. El centro de la política es el ser humano. Y yo siempre que lo he visto lo vi preocupado pro Formosa y su mayor obsesión es que sus coprovincianos vivan mejor”, dijo Fernández.

Fernández dijo que Insfrán son “un buen gobernador” por la política sanitaria que ha desplegado en la provincia para evitar que lleguen y se propaguen casos de personas infectadas con coronavirus. Hasta el momento, la provincia norteña no ha informado ningún caso de Covid-19.




Comentarios