La decisión la tomaron ante la negativa del gobierno formoseño de permitir el ingreso a sus comprovincianos dejándolos abandonados en esa provincia y sin ningún tipo de asistencia.


Los formoseños que llegan a la frontera de Chaco con Formosa porque se han quedado sin trabajo, sin dinero para el alquiler o sencillamente porque no tienen adónde ir en el contexto de pandemia, al no haber tramitado el permiso para entrar quedan varados en General Lucio V. Mansilla.

El día de ayer 39 formoseños, entre ellos un niño de 5 años que llevaban varios días a la interperie esperando un permiso que nunca llegó, fueron auxiliados y alojados por razones humanitarias en la Escuela de la Familia Agrícola de La Leonesa, hasta donde fueron escoltados.

Hasta ahí 27 de ellos habían arribado a bordo de 11 vehículos, y 11 que habían viajado en transporte público llegaron al control a pie, provenientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, La Pampa, Chubut, Misiones y Corrientes. Los vehículos con sus ocupantes, y quienes no poseían medio de movilidad fueron trasladados a bordo de un micro de la Escuela de Policía del Chaco.

Funcionarios policiales de Chaco y Santa Fe, y de Gendarmería Nacional se reunieron recientemente en Florencia (frontera entre Santa Fe y Chaco) para unificar criterios y decidieron no permitir el tránsito de ciudadanos formoseños con destino a Formosa que no cuenten con el permiso correspondientes




Comentarios