Clorinda es una de las ciudades donde la frontera implican kilómetros de pasos por donde desde Paraguay pasan en embarcaciones a la Argentina.


Con el cierre total de la frontera decretado por el presidente ante la emergencia sanitaria por el coronavirus, Gendarmería Nacional procedió a la destrucción de pasarelas clandestinas por donde cruzaban del Paraguay a la Argentina.

Gendarmería destruye los pasos pero al poco tiempo vuelven a construirlos

Pero la situación real es que al poco tiempo del accionar de los Gendarmes, los pasos vuelven a ser reactivados con nuevos puentes o sencillamente con botes que van de costa a costa.

La armada paraguaya también hace lo propio del otro lado de la frontera

El gran riesgo que acarrea esta situación es que el coronavirus entra la semana que bien en su etapa más contagiosa y la frontera es uno de los lugares por donde los controles no son 100% efectivos.




Comentarios