Algunas localidades están transitando por momentos críticos debido a la escasez de lluvias y la bajante de los ríos, por lo que han comenzado a presentarse problemas en cuanto a la provisión de agua potable.

Con acciones concretas como bombeo de menos horas al día o los pedidos a la población el uso racional del suministro, entienden que si la situación no mejora, deberán sectorizar.

En Bernardo de Irigoyen, el presidente de la Cooperativa de Provisión de Agua Potable (COOPABIL), Arlindo Pianowski mencionó a medios provinciales que “lamentablemente estamos en una situación muy crítica. La represa está prácticamente seca. Ésta tiene dos reservorios, en uno están las bombas y el otro es de ayuda, pero ese está seco”.

En condiciones normales, el bombeo se realiza las 24 horas. Sin embargo debido a esta situación, sólo se bombea de 7 a 11 horas, y si alcanza de 19 a 22 horas. “Es apenas para seguir manteniendo”, señaló.

“El pueblo entero está en una situación crítica. Es realmente preocupante”, manifestó y al mismo tiempo, consideró que “si no llueve en los próximos días la situación de Irigoyen será desesperante”.

Faltante de agua en Bernardo de Irigoyen y EldoradoGentileza: Primera Edición

Ante este panorama, los bomberos voluntarios brindan asistencia con el reparto de agua. “Todos los barrios necesitan ayuda porque bajaron los caudales de los pozos perforados. Nuestra situación no es alentadora y si no se registran buenas lluvias en los próximos días, esto se va a complicar más aún”, enfatizó.

Además, mencionó que “se hicieron dos perforaciones con ayuda de la Provincia. Una de 280 metros y no salió agua, y se tuvo que clausurar. La otra fue de 220 metros y se pudo bombear un solo día; se va a verificar qué pasa”, concluyó.

Eldorado

En la Capital del Trabajo la situación no es muy disímil a la de Irigoyen, debido a que también la falta de lluvias afecta al sector norte provincial.

A su respecto, Emiliano Godoy, jefe de redes de agua de la Cooperativa Eléctrica de Eldorado Limitada (CEEL), indicó a medios provinciales que “tenemos una pequeña represa en el Arroyo Piray Miní de donde se toma el agua y queda a unos siete kilómetros de la planta de tratamiento. En este momento, está muy bajo; pero todavía podemos abastecer a la localidad”.

En cuanto al bombeo, especificó que “si persiste la sequía vamos a empezar a sectorizar”. Además, recordó que en la sequía pasada la ciudad se había declarado en emergencia hídrica. “Los niveles de los arroyos están muy bajos y hay algunos que están totalmente secos”.

Hizo hincapié en que “se trabaja con una sola planta y se potabilizan 800 metros cúbicos por hora. Esto se distribuye a toda la ciudad, pero -a veces- nos alcanza justo; y cuando hace mucho calor el consumo ya excede a la producción”. Además, en la ciudad se contabilizan 21 pozos perforados que están distribuidos en distintos barrios.

“Se pide a la población que cuide el agua y que la use racionalmente, porque la situación es preocupante”, concluyó.

Fuente: Primera Edición