Ante el aumento progresivo de los casos de COVID-19 en la localidad de Comandante Andresito, el intendente local Bruno Beck decidió recrudecer las restricciones y prohibir ciertas actividades para paliar el aumento de los casos, ya que se han alcanzado 90 casos positivos y 30 contagios en un solo día.

El número de contagios por COVID-19 asciende fuertemente y desde el municipio arribaron a la siguiente conclusión. Prohibirán:

  • Actividades deportivas
  • Actividades religiosas
  • Apertura de bares y casinos

Las fuertes medidas vienen a lugar ya que, según los dichos del intendente, la gente no está respetando los cuidados. “Los dueños no han acompañado con las medidas del protocolo”, señaló.

También habló de la necesidad de que los ciudadanos tomen consciencia de lo difícil y delicada que es la situación. “El ciudadano común acá era como que no pasaba nada” resaltó Beck. Es por ello que junto a Gendarmería Nacional y la Policía de Misiones trabajarán en que se cumplan con las nuevas restricciones y se sancionará a quienes no utilicen barbijo en espacios públicos y a los locales habilitados que no respeten el protocolo.

Ante el aumento de casos, Comandante Andresito restringe actividadesGentileza: Misiones Online

Las medidas tendrán vigencia hasta el 28 de junio inclusive. Si la situación no mejora, podrían extender la misma por otros 14 días. El intendente habló de las empresas que aún cuentan con habilitación: “Les estamos pidiendo a los secaderos, molinos que por favor respeten las medidas de cuidado así pueden seguir trabajando”.

Hay dosis pero la gente no quiere vacunarse

Un tema que preocupa a la población es que cada vez son más las personas que deciden no vacunarse, y Comandante Andresito no es la excepción. Bruno Beck resaltó que hay personas que: “son reacias a la vacuna”, la rechazan debido a que afirman no hacerlo porque “no sirven para nada” o “todo es política”.

Es alarmante el imaginario social que se está construyendo donde perciben a las vacunas en un carácter ideológico es vez de uno científico para la salud. El rechazo a las vacunas solo obstaculiza el proceso de terminar con el COVID-19 y complejiza la situación del sistema sanitario, que hace casi dos años está enfocando casi todos sus recursos y personal para atender esta pandemia. “El hospital trabaja las 24 horas de lunes a lunes, pero hay parte de la población que no toma consciencia de lo que está sucediendo” puntualizó Bruno Beck.