Una sanpedrina llamada Mónica viajó a San Vicente, junto a sus dos hijos y esposo a fin de realizar compras de materiales de construcción cuando en una parada de colectivo su hijo notó que había un celular. La mujer le indicó al menor que deja rían el objeto en ese lugar, pero este le indicó que podía pasar otra persona y se lo podría llevar sin buenas intenciones.

Por ello la mujer decidió llevarlo y luego de dos horas esperando que alguien llamara, la familia debía regresar a su localidad. Por ello la mujer colocó un estado en el WhatsApp de ese dispositivo, contando que había encontrado el celular, dejando su propio número, recién en horas de la tarde la dueña se puso en contacto con ella, cuando ya estaba en la capital de la Araucaria.

Entonces comenzó a averiguar si algún conocido tenía previsto viajar a San Vicente para regresar el móvil. “Justo la señora donde trabajo estaba por viajar hacia San Vicente y muy gentilmente llevaron el teléfono. Para mí fue una gran alegría poder devolverlo, es algo que lo haría siempre, tenemos que ser ejemplo para nuestros hijos porque ellos siguen nuestros pasos y al ser un teléfono casi nuevo, imagino que para esa señora no fue muy fácil adquirirlo con lo difícil que está la situación”, reflexionó Mónica.

Por su parte, Zulma, la propietaria del dispositivo, de marca Samsung, agradeció enormemente el gesto con distintas publicaciones en las redes sociales y en diálogo con este medio, aseguró que los buenos valores están siempre por sobre lo material "No pude conocerla pero me llena de alegría y gratitud, me siento feliz porque eso no se ve casi nunca. No se trata de un celular, se trata de que aún existen personas maravillosas, con cualidades y valores extraordinarios, dignos de ser destacados porque son ejemplos en una sociedad fría y juzgadora...Un infinito gracias Mónica, Dios te bendiga y te cuide siempre", recalcó.