El alcalde Guillermo Fernández firmó un decreto donde endurece las medidas de cuarentena obligatoria.


Con el fin de profundizar las medidas nacionales, provinciales y municipales tomadas en marco de la cuarentena obligatoria, desde la localidad de Bernardo de Irigoyen extremaron la prevención y cerraron sus fronteras, incluido el paso internacional con Brasil.

Según reza el decreto, las decisiones tomadas resultan “imprescindibles, razonables y proporcionadas” con relación a la amenaza y el riesgo sanitario que enfrentamos hoy día. Es por ello que prohibieron el ingreso a toda persona que no acredite ser residente o que no justifique su ingreso y permanencia.

Debido a las características del municipio respecto a su división política, ya que solo una calle la separa de la localidad de Dionisio Cerqueira, Santa Catarina, en el lado brasileño, las autoridades decretaron además los siguientes límites: al Oeste: el puente sobre la ruta provincial n°17, sobre el arroyo Piray. Al Norte: límite municipal sobre la ruta nacional n°101, Paraje Telina. Al Sur: sobre la sura nacional n°14, a la altura del Paraje Cerro Tigre. Al Este: límite internacional con la República Federativa del Brasil.

En el mismo documento indicaron además que los negocios, tanto minoristas como mayoristas de cualquier ramo, a excepción de las farmacias de turno, deberán cumplir el horario de atención de 08:00 a 18:00 de lunes a viernes y de 08:00 a 12:00 los sábados. Respecto al servicio de delivery de los locales correspondientes a comidas rápidas, especificaron, están habilitados a hacerlo de lunes a sábados hasta las 22:00 horas.




Comentarios