La víctima había salido de prision hace un mes, ouego de cumplir con una pena por narcotráfico.


Esta semana debían realizarse algunas testificaciones sobre el asesinato de Eduardo Bustos, hombre de San Luis que, a poco tiempo de salir del penal de Loreto por cumplir una condena de narcotráfico, fue encontrado muerto con dos disparos en un pinar de la localidad de Garuhapé. Dichas testificaciones debieron ser postergadas a causa de la feria extraordinaria dispuesta por el Superior Tribunal de Justicia ante la alerta sanitaria: hasta tanto no termine el tiempo de cuarentena no se podrán hacer citaciones, ni testimoniales ni para indagatorias, en ningún edificio judicial de la provincia.

Quien debía declarar en los próximos días es un vecino de Puerto Rico, que habría sido la última persona que vio con vida a Bustos antes de que éste se encontrara con su o sus asesinos. Según indicaron las fuentes, sus dichos ante la policía se contradijeron en varios puntos con la declaración indagatoria que dio ante el juez de la causa, el único detenido, Raúl Alberto “Pacaá” T. Este vecino habría cuidado el Volkswagen Gol en el que se movilizaba la víctima e incluso habría lavado el vehículo.

Esta persona tendría información de importancia para la causa, ya que podría ayudar a aclarar cuáles eran los negocios que Bustos tenía en la localidad. Además, el único detenido por la causa había pedido a su abogado para acceder a una ampliación de su indagatoria. Una vez que las actividades en el juzgado vuelvan a la normalidad, serán llamados a testificar otras personas que deberán confirmar o no la coartada que dio el detenido en sede judicial.

El hasta ahora único detenido por la causa, indicó que aquel día Bustos estuvo varias horas en su casa hasta alrededor de las 17 cuando comentó al dueño de casa que debía salir un rato para “hacer un trabajito”, que el desconocía con quien se encontraría, solo que debía buscar al regreso su auto.

Se cree que el ahora detenido fue el nexo con los asesinos o incluso guiado a Bustos hasta colonia San Miguel, lugar donde fue encontrado el cadáver, dado que, en algunas partes de su indagatoria, los dichos no coinciden con lo aportado por algunos testigos.




Comentarios