Aprovechando el tiempo libre de la cuarentena obligatoria los elabora para donarlos.


Una docente de Eldorado encontró una forma productiva de pasar el tiempo de la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno nacional. Su nombre es Andrea Kuppers y cose, de manera solidaria, barbijos caseros descartables para donarlos al Hospital Samic de Eldorado.

“Se me ocurrió pedir en el grupo de mamás, como soy docente y siempre tengo friselina en mi casa (la tela ecológica que se utiliza para los barbijos), hice el pedido para seguir haciendo barbijos y así donar al hospital, ya que no se consigue y lo venden muy caros. Como estoy con tiempo libre, tengo máquina de coser y me encanta hacerlo”, afirmó Andrea en Norte Misionero.

La docente señaló que consiguió respuestas positivas y que mucha gente quiere colaborar. “Tuve muchas respuestas positivas,, la gente que quiera colaborar puede hacerlo, incluso las profesora de corte y confección están haciendo barbijos con los chicos de la técnica”, explico.

“Pueden donar dos tipos de friselinas, incluso se puede hacer con elásticos que son más fácil de poner, pueden acercar a cualquier lugar”, concluyó.




Comentarios