Cinco de los mismos fueron adoptados, tras la muerte de sus progenitores. Todos viven en una chacra de la localidad, en condiciones vulnerables y anhelan la solidaridad de la comunidad.


Se dio a conocer en la Capital de las Araucarias una historia conmomedora. Ramona Soledad Albrindi es la madre de cinco niños y, junto a su marido, viven en una chacra desde hace mucho tiempo.

Hace aproximadamente 18 meses, siete pequeños se quedaron sin resguardo, tras la muerte de su padre. La solidaridad de Soledad y sus miembros más cercanos fue tan grande que los adoptaron, conformando así una numerosa familia.

Pero la crisis economica golpea con fuerza a varios sectores de la comunidad y uno de los casos claros es el de este grupo. Todos trabajan en diferentes actividades de la chacra, pero a pesar de sus incansables esfuerzos no llegan a cubrir las necesidades basicas.

Segun describió la mujer, viven en una humilde casa, construida con madera, la cual posee un baño letrina. Pero las condiciones de la infraestructura no son el único problema, sino que tambien lo es la alimentación diaria.

“Luchamos mucho desde que estamos acá, realice los trámites para cobrar el salario universal, pero todavía no vino. Como pueden ver, la casa es muy chiquita y necesitamos ayuda con mercadería. Con mi esposo plantamos lo que podemos, pero también hay cosas que necesitamos comprar y la plata no alcanza”, señaló Soledad, a El Territorio.

Al adoptar a los niños, este matrimonio demostró un gran gesto de amor y solidaridad. Pero ante esta situación, piden que a la comunidad le nazca lo mismo. Todos los que quieran y puedan colaborar pueden comunicarse a traves del numero telefonico 3755 290752.




Comentarios