Milei convocó a los gobernadores a firmar un paquete de alivio fiscal para las provincias

Propuso que sea sancionado junto a la Ley Bases como gesto de buena voluntad. Juega con el ahogo fiscal. Anticipó que aún restan meses de alta inflación.

Javier Milei
Javier Milei Foto: REUTERS/Agustin Marcarian

El presidente, Javier Milei, propuso que previo a la firma del Pacto de Mayo los gobernadores provinciales aprueben la Ley Bases y un paquete de alivio fiscal para las provincias, en momento en que crujen las finanzas del interior debido al deterioro de la recaudación de impuestos y al ajuste impuesto por el Gobierno nacional.

Asimismo, pidió que se discuta una nueva fórmula para la actualización de los haberes jubilatorios. Según Milei con el mecanismo anterior las remuneraciones de la clase pasiva hubieran caído un 40% sino se hubieran compensado con bonos.

Durante toda la jornada circularon rumores acerca de supuestas medidas que el presidente iba a anunciar en el discurso ante el Congreso, lo que provocó fuertes movimientos en la cotización del dólar.

La divisa abrió en baja y llegó a cotizarse a $ 1.010, pero luego del mediodía avanzó hasta los $ 1.050 en medio de las más variadas especulaciones.

Finalmente, Milei no anunció ninguna medida fuera de lo conocido hasta el momento y reiteró el pedido de acompañamiento a su plan de gobierno.

El presidente no dio precisiones sobre el contenido del “paquete fiscal de alivio”, pero se descuenta que el núcleo sería el texto que fue retirado de la Ley de Bases. Esa propuesta incluía un blanqueo de capitales, una moratoria y un aumento de las retenciones, punto que fue el principal foco de disidencia con los gobernadores.

Milei tampoco detalló si en este paquete incluirá la reversión del impuesto a las Ganancias, lo cual sería una forma de compensar la caída de ingresos que sufren las provincias por la ley vigente profundizada por la fuerte recesión económica.

El Ministerio de Economía informó hoy que la recaudación impositiva de febrero fue de $ 7,3 billones, que representó una baja de 11,4% en términos reales (o sea, descontada la inflación). A eso debe sumarse la decisión de Milei de recortar al mínimo las transferencias discrecionales que en febrero fueron apenas el 5% de lo girado un año atrás.

Con dos meses al frente del Ejecutivo, Milei ya les hizo ver a los gobernadores las consecuencias de no llegar a un acuerdo político en lo que respecta al reparto de los recursos. En ese escenario, jugó a fondo y les pidió una señal para alcanzar el consenso.

Milei retiró de la discusión de la Ley de Bases el paquete fiscal ante la negativa de los gobernadores a la generalización de las retenciones y su aumento al 15%.

El gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, junto al de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, fueron los mandatarios provinciales que se expresaron con mayor fuerza en contra de esta medida.

A partir de ahora se abre una nueva etapa de negociaciones en un contexto diferente debido al deterioro de la mayoría de las variables económicas.

En consecuencia, habrá que esperar la reacción de los gobernadores en los próximos días y si mantienen la posición que derivó en la caída de la ley o habrá nuevas instancias de negociación.

Además de la negativa al aumento de retenciones, los mandatarios provinciales no querían quedar como los malos de la película avalando la reversión del impuesto a las Ganancias para los asalariados. Proponían la coparticipación del impuesto PAIS, algo que Milei rechazó de plano porque ese tributo debiera eliminarse en caso que se alcance la unificación cambiaria.

El detalle que informó AFIP sobre la recaudación impositiva del mes pasado reveló que este tributo aportó el mes pasado $ 575.000 millones ganando relevancia en la cuenta final. Si bien fue consecuencia de la suscripción de los Bopreal, su volumen contribuyó a atenuar la caída de los ingresos.

En lo que hay coincidencia es la implementación de un blanqueo de capitales y en la moratoria impositiva.

Durante el discurso Milei no habló de dolarización, ni de su primera etapa que es la competencia de monedas. En la semana había especulaciones sobre esta posibilidad, alentadas por la serie de reuniones que mantuvo el presidente y el ministro de Economía, Luis Caputo, con la cúpula del FMI y del Departamento de Estado y del Tesoro de los Estados Unidos. Tampoco hubo referencia a algún tipo de negociación con el FMI.

Delicada coyuntura

Acerca de la situación actual, Milei sostuvo que “pese a que aún quedan algunos meses de alta inflación, la misma seguirá cayendo fuertemente y la salida del cepo estará cada vez más cerca”, dijo como corolario al recuento del trabajo que se viene haciendo en la economía, la recomposición de las reservas y la esterilización de la base monetaria”.

Asimismo, subrayó: “Cortamos con la emisión monetaria y a través de un ambiciosos programa financiero avanzamos con el saneamiento del BCRA y mantuvimos la base monetaria constante. Para la misma base monetaria, ahora tenemos 9.000 millones de dólares más de reserva”.

Luego detalló las consecuencias positivas del trabajo realizado y justificó en él la caída de las cotizaciones del dólar: “En el último mes se ha desplomado el precio del dólar paralelo, la brecha con el de importación ajustado por Impuesto País ha desaparecido y los futuros del dólar se alinearon con la pauta del BCRA. En un contexto en que los bonos suben, el riesgo país baja y las acciones vuelan, pese a los intentos de algunos degenerados fiscales por sabotear el intento de los argentinos de bien”, disparó.

Milei prometió que aunque “no tenga ayuda de la dirigencia política” ordenará las cuentas fiscales.

El presidente afirmó que aún “falta un tiempo para ver los frutos del saneamiento económico” y anticipó que aún “no vimos todos los efectos de lo que heredamos”.

No obstante, este escenario le pidió a la población “paciencia y confianza: Por más oscura que sea la noche siempre sale el sol por la mañana”.