Boca vs. Corinthians: cómo se vivió la previa del partido en La Bombonera

Los hinchas confían en el equipo de Battaglia.
Los hinchas confían en el equipo de Battaglia.

A minutos del comienzo de la vuelta por octavos de la Copa Libertadores, los hinchas Xeneizes colmaron las calles vestidos de azul y oro y contaron sus expectativas.

Este martes, se define una de las llaves rumbo a cuartos de final, y la protagonizan Boca y Corinthians. El encuentro tendrá lugar en La Bombonera y, aunque no está nada dicho, el empate 0-0 en Brasil ilusiona a los hinchas boquenses.

Uno de los dos equipos más grandes de Sudamérica se acercará un poco más a la gloria luego de esta noche. Los xeneizes lo saben y viven a puro color la previa del partido en La Boca.

Ansiedad, ilusión, nervios y todo tipo de sentimientos empiezan a colmar el corazón de los fanáticos de Boca, de cara a la revancha con el Timão. Desde muy temprano, cientos de simpatizantes se dieron cita en los alrededores del club de la Ribera.

Pronósticos de martes por la noche

En cuánto a los pronósticos, la respuesta es diversa pero el resultado uno solo: “Ganamos”. El guiño de confianza para Sebastián Battaglia y sus dirigidos es repetido: “Ganamos 2-0 con un doblete del Pipa Benedetto. Le tengo mucha fe al equipo, está agarrando confianza”, se anima a arriesgar uno.

Otros dos hinchas también tomaron la posta y aseguraron: “Creemos que Boca va a ganar 3-1. Tenemos fe porque Corinthians viene con muchos lesionados”, comentaron.

Los refuerzos con los que sueñan los hinchas de Boca

Si de refuerzos hablamos, el público del Xeneize se entusiasma con la llegada de nombres importantes. Pensando en el pase a cuartos de final de la Libertadores, hay algunos que no se reservan ningún deseo: “Que venga Edinson Cavani y ganamos la séptima”, comentó un hincha. Con más cautela y análisis, otro pidió: “Necesitamos un defensor más y un extremo”.

“Yo traería a un volante central y a un defensor, porque están todos lesionados. Me gusta Tomás Belmonte, el chico de Lanús”, dijo otro, casi atravesando la puerta de La Bombonera, rumbo a un nuevo sueño copero.